Rosalía “es una víctima de la situación del sistema, de la sociedad”

Rosalía Amarilla.

Rosalía Amarilla.

Sus compañeras de promoción todavía no lo pueden creer, les parece un mal sueño, Rosalía Amarilla condenada a muerte en China con una sentencia en suspenso hasta el 20 de marzo de 2015.

La crudeza de la noticia las hizo reaccionar y organizar rápidamente una movilización para pedir por su vida este lunes 22 de diciembre.

Se juntarnos a partir de las 8 de la mañana en la Plaza de la Democracia y después marcharon hasta frente al Congreso reclamando por la vida de su amiga y compañera. Allí dialogaron Ana María Baiardi, ministra de la Mujer, y la fiscal Teresa Martínez.

Raquel Valdez, Nilda Reyes, Lilian Peralta, Sonia Guerrero y Mariela Santander y Mirta Galeano compartieron sus vidas del 1ro. hasta el 6to. curso en el Colegio Nacional Dr. Fernando de la Mora de la Capital.

Dice Raquel: “Conozco sus raíces, su familia, son gente buena y humilde, era una chica excelente como alumna no tenía problema, nunca tuvo una doble personalidad”, dice.

Entre todas dan cuenta de una chica de personalidad frágil, maleable. “Era manejable, dócil, ingenua, la utilizaban… para mí es una víctima de la situación del sistema, de la sociedad”, agrega Mariela.

Carácter y circunstancia se habrían confabulado para que finalmente terminara transportando 3 kilos de cocaína desde el Brasil a la China en el 2012.

“Antes de este viaje hubo una compañera que tuvo contacto con ella que le comentó que había salido del trabajo que necesitaba trabajar y que si le podía ver. Ella tiene un nene chiquito de 5 añitos y era la que llevaba el pan porque el papa nunca le ayudó”, cuentan las chicas.

“Iba a la facultad, se recibió en técnica en administración, pero tuvo que dejar para trabajar y mantener al chico y después retomó los estudios, en el interín tuvo la mamá de Rosalía un problema y ahora no puede caminar, tiene problemas para movilizarse, se sumó todo, estaba desesperada”, agregan.

“Después nunca más nadie supo de ella hasta ahora que nos juntamos para una causa justa: Pedimos a todo el Pargauay que ayude, no por su liberación, porque es cierto que cometió un error y somos conscientes de eso, todos somos imperfectos. Como dice en la Biblia, que tire la primera piedra el que esté libre de pecado”, apuntaron.

“De los errores se aprende y creemos que la compañera algún día cuando Dios quiera pueda mirar la luz fuera y decir me equivoqué y ser un ejemplo vivo para la juventud: Hice y pagué caro por este error, pero que eso no sea motivo para quitarle su vida, es una mujer como cualquier otra que tiene derecho a realizarse como persona, como madre”, concluyeron.

 Abuso 

Rosalía, primera a la izquierda, con sus compañeras.

Rosalía, primera a la izquierda, con sus compañeras.

“La hermana, que se fué hasta China para verla, nos contó que conoció a una señora que se aprovechó de su bondad, no pensó que esto iba a pasar”, cuentan sus compañeras de la promoción 99 del Colegio Nacional Dr. Fernando de la Mora de la Capital. “Ella era muy alegre, divertida, muy buena, nunca la veíamos triste, calladita, usamos la misma pollera de 1ro. al 6to. y nos decíamos algún día vamos a tener plata, igual que la guillermina y el champión, gente muy humilde, que se sacrificó mucho para poder estudiar y trabajó mucho”, cuenta Nilda Reyes. “Fijate que curioso, Ho Chin le decíamos de cariño… porque era gordita y achinada”. Por Rosalía Amarilla, la joven presa en China, marcharon este lunes, “con remeras verdes, el color de la esperanza, que es lo último que se pierde”, señalaron.

Por Jorge Zárate

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.