Ribereños piden títulos y defensa costera

Se comprometieron a llevar las propuestas de las familias ribereñas ante la Junta Muncipal y el intendente capitalino Arnaldo Samaniego.

Ayer referentes de las familias de la Chacarita y los Bañados Norte y Sur tuvieron un segundo encuentro con autoridades municipales, luego de que la semana pasada lograran abrir una mesa de diálogo sobre el problema de las tierras ribereñas.

El encuentro fue en el Ex Seminario Metropolitano y estuvieron presentes alrededor de 30 representantes de la Coordinadora de Organizaciones Sociales y Comunitarias de los Bañados de Asunción y unos seis concejales: Carlos Galarza, Hugo Ramírez, Amado Gill, Pablo Faccioli, Elvio Segovia y Félix Ayala.

El dirigente Carlos Benítez dijo que volvieron a exponer las reivindicaciones de las familias ante los concejales y que éstos se comprometieron a mediar ante sus colegas y el intendente Arnaldo Samaniego.

“Las propuestas son las que todos conocen. Un desarrollo para Asunción donde los bañadenses se queden en los Bañados y sean tituladas sus tierras. Lo que implica la construcción de una defensa costera. No vamos a retroceder”, dijo.

Fueron tratados como marginales

Explicó que tanto durante el diálogo que tuvieron el día de los incidentes frente a la municipalidad como al día siguiente, los referentes fueron requisados de una manera casi humillante y maltratados antes de entrar a las oficinas del municipio.

También fueron tratados como marginales y peligrosos por las autoridades capitalinas a través de los medios de comunicación. “No es la mejor manera de empezar el diálogo”, agregó.

Durante le mesa de diálogo del 11 de setiembre, comentó, un grupo de 40 vecinos de los Bañados, afines a los proyectos del intendente fueron traídos hasta la reunión por funcionarios del COMUEDA. Esto motivó que se levantara abruptamente la reunión por la desconfianza en el lugar.

El ingreso de estas personas, la Coordinadora de los Bañados vio como una maniobra del intendente que apunta a debilitar y confundir sus posturas.

Ante estas situaciones, la Coordinadora evaluó que la municipalidad no es un lugar neutral para seguir manteniendo los diálogos, y que incluso es un lugar donde les faltan el respeto y hasta corren peligro. Por eso pidieron elegir un espacio equidistante.

Este pedido fue rechazado por el intendente “y por eso nos dejan fuera del juego”, explicó el dirigente, en relación a la reunión paralela que mantuvo esta mañana otro grupo de vecinos del bañado y otro grupo de autoridades municipales.

Mientras las organizaciones de las comunidades ribereñas seguirán sus reuniones y asambleas, esperan ver cumplido el compromiso de estos seis concejales en los próximos días, dijo Benítez. Y esperan esto para las siguientes reuniones con autoridades capitalinas.

Fuente: Tapere

Comentarios

Publicá tu comentario