Restos de desaparecidos durante la dictadura por fin tendrán rostro

El Ministerio de Justicia entregó este martes 337.500.000 guaraníes (unos 70 dólares estadounidenses) que servirá para ayudar a la identificación genética de restos óseos de víctimas desaparecidas durante la dictadura de la trilogía Stroessner-Partido Colorado-Fuerzas Armadas, que fueron hallados por el equipo de búsqueda de la Dirección de Reparación y Memoria Histórica.

Los cheques fueron entregados a Juan Martens, director del al Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales del Paraguay (Inecip), institución que administrará el dinero para que se pueda identificar los cuerpos encontrados.

“No servirá para otros fines ni siquiera para proseguir con la búsqueda, excavaciones o exhumaciones. Es exclusivo para la identificación de los cuerpos”, dijo el director de Reparación y Memoria Histórica, Rogelio Goiburú, que lidera el trabajo de búsqueda de restos.

Goiburú consideró “un momento muy importante y añorado, es el puntapié inicial para identificar los cuerpos que ya hemos rescatado. Es un paso importantísimo porque es una forma de reconocer las injusticias del pasado. Recuperar los cuerpos y darles identidad es una forma de reparar”, agregó.

El monto ayudará a la identificación, en un principio, de 20 de los 29 restos óseos que fueron hallados hasta la fecha por el equipo de búsqueda de la Dirección de Reparación y Memoria Histórica. Existen cinco cuerpos más que fueron encontrados de forma circunstancial por trabajadores de la construcción en la zona de Paso de Patria (Ñeembucú) y que serían de detenidos-desaparecidos argentinos.

“El dinero permitirá convocar al Equipo Argentino de Antropología Forense con quien estamos trabajando desde hace mucho tiempo, ellos son los científicos especialistas encargados de hacer el trabajo en los laboratorios para extraer el perfil genético de los huesos y de familiares de desaparecidos”, explicó Goiburú.

“También esperamos tener un perfil genético de la población paraguaya, que es importante para comparar -además de los restos de los perfiles del desaparecido-, con el familiar y el de la población paraguaya. Ahí se obtiene una identificación con una seguridad del 100%”, añadió.

Juan Martens, director del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales del Paraguay (Inecip); Sheila Abed, ministra de Justicia y Rogelio Goiburú, director de Reparación y Memoria Histórica.

Juan Martens, director del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales del Paraguay (Inecip); Sheila Abed, ministra de Justicia y Rogelio Goiburú, director de Reparación y Memoria Histórica.

Ponerles nombre y rostro

Por su parte, el director del Inecip Juan Martens, aseguró que el apoyo estatal forma parte de la deuda histórica que tiene el Estado paraguayo. “Ponerle rostro, nombre y apellido a las víctimas, a estos huesos que se habían encontrado y que hasta ahora no son nada más que restos óseos pero que a partir de ahora van a poder tener nombre y apellido, en un proceso de reivindicación y memoria histórica. Ojalá que sea el inicio de una política de estado de resarcimiento a todas las víctimas”, dijo.

Martens, precisó que el Inecip sólo tendrá un rol de «administrador de los fondos» pues el Estado paraguayo no puede contratar de forma directa a ningún organismo extranjero.

El régimen dictatorial de la trilogía Stroessner-Partido Colorado-Fuerzas Armadas dejó una secuela de 425 desaparecidos o ejecutados, detuvo a casi 20.000 personas que en su mayoría padecieron torturas, y forzó el exilio de 20.814 paraguayos, según un informe de la Comisión de Verdad y Justicia publicado en 2008.

Dictadura nunca más

En el acto de entrega del cheque Inecip, para la identificación de cuerpos de desaparecidos durante la dictadura, la Ministra de Justicia, Sheila Abed, afirmó que el desembolso constituye “un paso importante en la reconciliación que necesitamos todos los paraguayos porque se podrán conocer las identidades de las personas”.

“Eso no significa perdonar sino mirar hacia el futuro con hermandad, con esperanza y esperando que nunca más se produzcan crímenes de lesa humanidad en nuestra historia”, dijo la secretaria de Estado.

Una vez que identifiquen a las personas, el Estado tiene que entregar los restos óseos a sus familiares quienes decidirán qué hacer con ellos. “Sin embargo, es deber del Estado así como de las organizaciones sociales investigar por qué murieron ellos. Con estos nuevos elementos, la justicia podrá investigar, lo cual es muy importante”, señaló Rogelio Goiburú.

“Muchos de los que perpetraron estos crimenes de lesa humanidad ya no están vivos pero  va a servir para que se hagan juicios por la verdad, que son mucho más importantes para la sociedad paraguaya, porque en nuestro país, los jóvenes tienen que conocer qué pasó en el pasado, porque solamente conociendo podemos saber quiénes somos hoy y programar un futuro digno para todos”, dijo finalmente el director de Reparación y Memoria Histórica.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.