Restituto González “no sabe nada” sobre presencia de civiles en operativo frustrado por un perro

La participación de civiles armados en incursiones militares y policiales no se reduciría al caso de Hugo Portillo, empleado de Horacio Cartes y quien, bajo el título de «mecenas», tomaba parte de las operaciones contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).   

Mario Restituto González, comandante de las Fuerzas de Tareas Conjuntas. Foto: Hoy.

En un acto realizado ayer en el Cuartel General del Ejército, el comandante de las Fuerzas de Tareas Conjuntas (FTC), Mario Restituto González, fue abordado por los periodistas sobre la supuesta participación de un civil armado en una incursión militar que terminó con el fallecimiento de un uniformado y con otro herido de gravedad.

“Tenemos que ir a otro acto. No tengo nada que decir. Acá estamos en nuestra ceremonia por favor”, respondió González ante el requerimiento de los periodistas.

“No sé. No quiero hablar, no por favor”, insistió.

El pasado domingo 8 de diciembre, un militar falleció y otro resultó herido en un fallido operativo contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en la zona de Arroyito, departamento de Concepción.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, había aventurado que el fracaso del operativo se debió a que los ladridos de un perro alertaron a los miembros del grupo armado sobre la presencia de los militares, por lo que tuvieron la oportunidad de huir e incluso matar a un efectivo militar. Un agente fiscal había manifestado que incluso podría tratarse de un perro amaestrado por el EPP para hacer de “campana”.

Luego de confirmarse la presencia de Hugo Portillo, empleado de Horacio Cartes, en un fallido operativo realizado en setiembre pasado por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), empezó a circular la información de que habría más civiles participando de operaciones tácticas de la policía y los militares, específicamente en la fallida incursión contra del EPP en Arroyito.

El presidente Cartes está al tanto de esta situación e incluso defendió la labor de su empleado del Banco Amambay asegurando que Portillo poseía “méritos” más allá de los bancarios como para desempeñarse como “asesor” y participar en incursiones armadas de un organismo del Estado.

Además de la hipótesis del perro, Salomón Fernández y Sonia Fernández, padre y hermana del efectivo militar fallecido, César Antonio Fernández, denunciaron que este fue ejecutado por policías y que el fracaso del operativo se debió a que la información fue filtrada a los integrantes del EPP, que supuestamente actuarían en connivencia con los narcotraficantes.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.