Repudio a las bases militares norteamericanas se suma a la huelga general

El Comando Sur instaló una base en San Pedro con el supuesto fin de atender casos de “emergencia climática”.  

El ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia, en reunión con la jefa de Asuntos de Defensa de la Embajada de Estados Unidos, Cnel. Bárbara Ficks. Foto: Ministerio de Defensa.

El ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia, en reunión con la jefa de Asuntos de Defensa de la Embajada de Estados Unidos, Cnel. Bárbara Ficks. Foto: Ministerio de Defensa.

El Partido Comunista Paraguayo (PCP) incluye entre sus reivindicaciones de cara a la huelga general de este 26 de marzo el rechazo a la instalación de la base del Comando Sur en el departamento de San Pedro, que el gobierno de Horacio Cartes justifica alegando que prestará ayuda para atender casos de “emergencia climática”.

Derlis Villagra, secretario general del PCP, señaló que observan con suma preocupación los centros militares norteamericanos instalados con el supuesto fin de prestar ayuda en casos de emergencia, pero que, según sostuvo, forman parte de la estrategia represiva de Cartes llevada a cabo en el marco de las modificaciones de la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna. Esta habilita al Poder Ejecutivo a disponer de los militares bajo la excusa de la lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

“El Comando Sur se instaló supuestamente para realizar acciones de emergencia, ubicándose en una zona de conflicto por tierras y donde hay riquezas estratégicas. Además, en una zona en la que fueron ejecutados la mayor parte de los asesinatos de dirigentes campesinos”, afirmó.

Villagra observó que la base militar norteamericana fue planificada precisamente en uno de los departamentos con mayor pobreza y donde los campesinos defienden con mayor combatividad sus tierras frente al avance del agronegocio.

Enfatizó que con el arribo de tropas extranjeras en el marco de la ley de militarización se está aplicando una estrategia de terror y persecución contra el campesinado organizado para “pacificar” la lucha social.

Detalló que esta estrategia se lleva a cabo a través de allanamientos nocturnos, cuando fuerzas militares munidas con armas de grueso calibre irrumpen en las viviendas de los labriegos generando terror en la población.

Villagra dijo que no existen razones valederas que justifiquen la militarización y ni la intervención de tropas extranjeras, menos aún de EE.UU., al que acusó de estar detrás de acciones desestabilizadoras en Venezuela, en el regreso del poder fascista en Ucrania y el intento de agresión a Siria.

Además de la derogación de la ley de militarización, el PCP se adhiere a la huelga exigiendo la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada, la reforma agraria, una política salarial y de control de precios, por un modelo de desarrollo para las mayorías, el cese de las represiones y la libertad  de los campesinos presos por la masacre de Curuguaty y la recuperación de las tierras de Marina Cue.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.