Repudian a sindicalistas que negociaron con el gobierno

El Congreso Democrático del Pueblo (CDP) realizó un escrache ayer frente al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS) contra los “dirigentes sindicales entreguistas” que negociaron con el gobierno a cambio de no plegarse a la huelga general del 21 y 22 de diciembre. El CDP ratificó que hay sobradas razones para realizar la huelga general, según declaró el coordinador, Ermo Rodríguez.

“Esta presencia es primero un escrache a dirigentes que están traicionando la lucha de los trabajadores. Hicieron una mesa con el gobierno: esa es una mesa entre iguales, ahí no están representados los obreros y los trabajadores. Por lo tanto, esta presencia aquí es para decirles que la huelga general se hace el 21 y el 22, en el campo y la ciudad. Vamos a salir en las regiones y vamos a estar aquí en Asunción también, por lo tanto yo creo que esta es la oportunidad del pueblo paraguayo a salir a manifestar su repudio, su preocupación, su angustia, su desesperación. Nosotros tenemos mucha esperanza en que el pueblo paraguayo concluya este 2015 con una lucha, con una Huelga General. A eso estamos apostando”, expresó el dirigente.

Con respecto al contenido de las negociaciones entre el gobierno y algunos sindicatos, señaló que no manejan información alguna y que las reuniones prosiguen. “Yo estimo que ahí no va a haber nada. Yo creo que la huelga se hace sí o sí. Los que renunciaron a la huelga ya negociaron. Y estamos los que queremos hacer la huelga, los que queremos un país diferente, así es que eso es lo que nos mueve en estos momentos”.

La negociación

El pasado lunes 14 de diciembre Guillermo Sosa, ministro del Trabajo; Beltrán Macchi, representante de la Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco); Eduardo Felippo, de la Unión Industrial Paraguaya (UIP); Germán Ruiz, de la Asociación Rural del Paraguay (ARP); Aldo Snead, de la Central Unitaria de los Trabajadores (CUT); Miguel Zayas, de la Central Nacional de los Trabajadores (CNT); Sonia Leguizamón, de la Confederación General del Trabajo (CGT), Percio Duarte y Roberto Medina, de la Unión General de los Trabajadores del Transporte, firmaron un acuerdo en el que coinciden en la necesidad de lograr un desarrollo económico con “justicia social” y conforman un “equipo técnico” para presentar una propuesta consensuada al Poder Ejecutivo en un plazo que culmina el 30 de abril de 2016.

La agenda incluye el supuesto mejoramiento del servicio de salud del Instituto de Previsión Social (IPS), seguridad social, la formalización de la economía, la lucha contra el contrabando, política salarial, libertad sindical y “modernización” de los sindicatos, reformas económicas y la reglamentación de la Ley 5115/2013 que crea el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS).

El compromiso que asumen es el de mantener un “ambiente de diálogo respetuoso” sin acciones de presión ni “cualquier otro acto contradictorio con el espíritu de este acuerdo”, por lo que los representantes sindicales que negociaron con el gobierno renuncian a participar de la huelga general.

Comentarios

Publicá tu comentario