Reflexiones sobre las elecciones paraguayas

Opinión de un paraguayo residente en Roma.

Foto de Miguel Méndez

Superada la emergencia electoral en nuestra lejana patria paraguaya, no podemos sino intentar unas primeras consideraciones sobre las mismas y sobre sus posibles consecuencias  para el futuro próximo de nuestro país.

Como era de esperar, gracias a su descomunal poder económico que le permitió la sistemática «compra de votos» inversamente proporcional a su total ausencia de programa de gobierno renovador, ganó ampliamente el Partido Colorado.

Esto significa – si no existe dentro de ese partido un minimo de capacidad crítica sobre sobre su perverso connubio con la dictadura en su reciente pasado- una casi segura regresión, funesta y reaccionaria, hacia un sistema de gobierno que nos atreveriamos en llamar » stronismo sin stroesner «. Lo cual significa un régimen de duro contraste con el adversario político,de culto demencial del color y de la polca,de violación sistemática de los derechos humanos, de desconocimiento de losproblemas reales del país, en particular, de los»campesinos   sin tierra» – el más grave de todos – y de disponibilidad ciega y servil a las multinacionales extranjeras protagonizadoras de la «tierra sin campesinos» pero sembrada de semillas trasgénicas y abonadas con agrotóxicos pestíferos y mortales.

Y tal panorama no es lo mejor que deseamos para  esa nuestra querida y sufrida patria paraguaya!

El gran perdedor de las elecciones fué el Partido Liberal. Y eso por dos motivos principales:

 – primero, por su compartamiento desleal ante el pueblo paraguayo con el «puch parlamentario» de junio pasado. El Partido Liberal fué el exponente mayoritario de la “Alianza para el Cambio” que llevó al poder al primer gobierno democráticamente electo, despues de décadas y décadas de gobiernos pseudo-democráticos de nuestro reciente pasado. Paradójicamente ese mismo partido se convirtió en el ingénuo e insensato colaborador de las maniobras golpistas arquitectadas por los astutos y maquiavelicos dirigentes «colo’o». Tal comportamiento desleal y torpe fué sonoramente castigado por el electorado paraguayo. Estimados amigos liberales: «la traición se paga».

– segundo, por el apetito y la voracidad desmedida de sus propios dirigentes. El Pte, Florero con sus parientes, amigotes y correligionarios, desvalijaron las arcas del estado en ocho meses, con más celeridad y eficiencia que ocho años de gobierno colorado!

Los partidos menores como el UNACE del general facistoide recientemente desaparecido y el Partido Patria Querida de la plutocracia asuncena (que mejor hubiese sido llamarlo » Plata Querida), han aglutinado un porcentaje mínimo de electores, por lo cual podrían ser considerados practicamente extintos y desaparesidos del panorama político nacional .

La gran sorpresa de las últimas elecciones nos han dado el resultado logrado por los Partidos Progresistas – los peligrosos zurdos – quienes a pesar de presentarse fuertemente atomizados, han obtenido la atención y los votos del 15 % del electorado. Tal resultado puede y debe ser considerado con toda razón una importante victoria moral del pueblo paraguayo sano, conciente y responsable.

Por tal motivo el Progresismo Paraguayo está  llamado a realizar una revisión profunda de su tendencia patológica al «mazoquismo divisionista «- vicio crónico y aracaico del politicismo tradicional paraguayo – y a deponer las armas de la rivalidad infantil que lo ha separado y a reencontrarse fraterna  y solidariamente en un dialogo cordial sobre la mejor estrategia a seguir en este difícil momento político que se está iniciando en nuestro país .

La obtención de un núcleo inédito de diputados y  senadores en el Parlamento Nacional es importantísimo para realizar una oposición inteligente y constructiva pero no es suficiente. Es necesario que los vertices del Progresismo Paraguayo no sigan encerrado entre cuatro paredes confabulando solo entre ellos. La mentalidad de la camarilla selecta parloteandose entre ellos , alrededor del «único líder», es anticuada y definitivamente archivada por la historia.

Es necesario un diálogo continuo y respetuoso con sus confundidos electores , que con mayor unidad incluso les habría premiado con un mejor resultado .

Es necesario sobre todo un apoyo sostenido a los multiples movimientos sociales de diversa naturaleza que se lanzan a la calle reclamando valientemente sus derechos negados .

Nosotros los paraguayos desparramados por el planeta tierra que con dolor en el alma no hemos podido votar, a causa de la ineficiencia y de las matufias del TSJE ( Tribunal Superior de Justicia Electoral ) y que somos de mentalidad mayoritariamente progresista, continuaremos luchando con la » batalla de las ideas » por un Paraguay Nuevo, Feliz y Progresista, al servicio de todos los hijos e hijas de esa nuestra lejana pero siempre bien amada tierra guaraní.

Roma 30/4/2013

Comentarios

Publicá tu comentario