Recusan por parcialidad manifiesta a la jueza del caso Curuguaty

Magistrada justificó a la fiscalía diciendo que la aparición de nuevas cajas se debió a que las pruebas debieron redistribuirse a raíz del deterioro por el almacenamiento. 

La jueza Yanine Ríos avaló las irregularidades de la fiscalía en la presentación de sus pruebas, como la aparición de nuevas cajas. Foto: Facebook de Serpaj.

La jueza del caso Curuguaty, Yanine Ríos, fue recusada por los abogados defensores Vicente Morales y Guillermo Ferreiro por parcialidad manifiesta al haber avalado las irregularidades de la fiscalía en la presentación de pruebas. La accidentada audiencia se encuentra suspendida y sería nuevamente convocada para la próxima semana.

La jornada se inició con la respuesta de la fiscalía al cuestionamiento de la defensa sobre la aparición de cajas extras que no están consignadas en el escrito de acusación. La fiscalía argumentó que todas las pruebas se encontraban en el juzgado y que fueron separadas a raíz del deterioro de las mismas,  por lo que solicitó el rechazo de la solicitud de la defensa de excluir tales medios probatorios.

“No se plantaron pruebas como sugirieron. Estas evidencias cuando las recibí estaban perfectamente lacradas”, dijo la jueza.

La magistrada justificó que como las 3 cajas ya no resistían tanto contenido, se tuvieron que ordenar y distribuir en mayor cantidad de cajas.

Al ser consultada por la prensa, Ríos respondió que la recusación se “veía venir” y acusó a la defensa de recurrir a distintos recursos para dilatar la causa.

Los abogados defensores sostienen que la fiscalía añadió arbitrariamente algunas pruebas a las que nunca tuvieron acceso y que guardan relación con los cargos de homicidio doloso en grado de tentativa. Tales elementos, entre otras cosas, incluyen cascos policiales, chalecos antibalas y pruebas de parafina.

La defensa adujo ayer que en la acusación figuran solo tres cajas, pero que finalmente durante la audiencia se ordenó la apertura de al menos siete.

El ambiente se enrareció luego de que el defensor público Joaquín Díaz avalara el pedido de la fiscalía de que se acepten tales pruebas.

Ante la reacción de los presentes, que lo calificaron de “vendido”, Díaz respondió que sus defendidos –Marcelo Trinidad, Miguel Correa y Juan Alfredo Caballero–, quienes fueron sobreseídos, se encuentran atados aún a la causa debido a la prolongación de la audiencia.

La actitud de la jueza, quien en repetidas ocasiones dio muestras de favorecer a la fiscalía, generó la indignación del público, que estalló en cánticos pidiendo la libertad de los presos y reivindicando el carácter público de las tierras de Marina Cue. “Marina Cue, pueblo mba’e”, fue la consigna que retumbó en la sala.

Comentarios

Publicá tu comentario