Recordando a Enzo Di Tore

En la noche del 8 de Septiembre del presente año, una inesperada llamada telefónica recibida del Paraguay, me comunicó la triste noticia.

Era mi hermana Nila quien me decía, con voz un tanto débil: “Se nos fue Enzo Di Tore”.

No pude dormir esa noche. Un torrente de recuerdos se desbordó de las riberas de mi memoria, desde los lejanos años de mi juventud hasta los recientes días de mi madures.

Me vi así, junto a él,  joven estudiante en la Facultad de Medicina de Asunción, allá por los años 1946-47, vitoreando gozosos por las plazas de la capital, a la Primavera democrática  recientemente conquistada a la brutal dictadura del General Higinio Morínigo, sátrapa de turno en aquel entonces.

La Guerra Civil seguida a esos fugaces meses libertarios ensangrentó por enésima vez el sagrado suelo patrio, clausurando la Universidad Nacional.

Enzo, con otros compañeros, fueron a continuar sus estudios en Buenos Aires y Montevideo. Otros nos quedamos a afrontar la tormenta en Asunción.

En 1952, ya terminado nuestros estudios, nos encontramos nuevamente en Buenos Aires, yo de paso para Europa, él ejerciendo su profesión en una clínica de esa ciudad.

En los años sucesivos, nos encontramos varias veces en Asunción. Yo como psiquiatra visitante ejerciendo su profesión en Roma, él como joven cirujano especializado en EEUU, ejerciendo exitosamente su profesión en nuestra ciudad capital.

Su fuerte vocación social lo llevó a fundar, en los años 60-70, con otros compañeros, el primer centro sanitario cooperativo paraguayo: el Hospital San Lucas, de Asunción.

Desde  entonces el “Cooperativismo” fue la pasión de su fecunda vida. En mis sucesivas  visitas al Paraguay, como “ turista en su propia patria “, nos reencontramos varias veces en Asunción.

Con el entusiasmo desbordante que le caracterizaba, me hacía recorrer las comunidades vecinas a la capital para hacerme conocer las numerosas cooperativas de todo tipo que -no obstante la dictadura stronista – había logrado fundar para servicio y alivio de los pobres de nuestro país.

“El cooperativismo bajo la multicolor bandera del Arco Iris”, me decía, es la solución para todos los problemas de este país, sumido en la explotación y la miseria, repetía con voz vibrante en sus coloquios personales y en sus inolvidables audiciones radiales dominicales.

Enzo Di Tore, amigo de los pobres y de los humildes, luchador infatigable por su justa redención social, no fue un combatiente solitario. Se rodeó de valiosos colaboradores, entre los que cito como ejemplo, en nombre de todos, a otro heroico combatiente contra la miseria en nuestro país: el Dr. Ricardo Franco.

Lanceta, de feliz memoria, a quien por su paraguayidad intachable y por su gran lucidez mental, Enzo lo llamaba familiarmente “El supremo”.

Durante los breves años del primer gobierno auténticamente democrático y progresista de nuestro país del 2008-11, Enzo vivió un período de grande felicidad interior porque veía realizar a nivel nacional sus ideales de redención social al ser vicio de los marginados que los administradores gobernativos trataban de realizar fatigosamente.

El siniestro “puch parlamentario” de corte azul-grana que puso fin a esa interesante e inédita experiencia meses antes de conclusión, lo llenó de tristeza y de desconcierto a él como a tantos otros compatriotas de dentro y fuera del  país .

Y así van pasando los años en nuestro querido y lejano Paraguay. ¡Los profetas de su redención se van yendo y los artífices de su detracción ven retornando!

Caro Enzo, tú no te has ido. Tu ejemplo de combatiente generoso y altruista continuará iluminando nuestros sueños. Miles y miles de pobres y humildes del Paraguay no te olvidarán jamás, porque han encontrado en tí el guía y el maestro providencial que les ha señalado y enseñado el camino irreversible de su justa e irrefrenable redención social!

Tu lejano amigo romano.

Angelo

Roma, 17 / 09 / 14

(asllanes@tiscali.it )

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.