Reclaman a autoridades que proyectos involucren a pobladores bañadenses

Habitantes del Bañado Norte solicitaron una mesa de trabajo para que los responsables del estado les pongan al tanto de los proyectos de la zona. Como pobladores que hicieron habitable el territorio, piden ser partícipes de las iniciativas.

 

Los vecinos bañadenses hicieron escuchar su reclamo a las autoridades. Foto: Gentileza

Asentada en uno de los márgenes de la Bahía de Asunción, la zona del Bañado Norte es un sitio que históricamente ha quedado de lado por las autoridades. Muchas familias expulsadas del campo fueron ubicándose en dicho territorio a lo largo de las décadas, sobreviviendo a la falta de interés de parte del estado y las periódicas inundaciones del río Paraguay.

Desde hace un tiempo, los habitantes de esta zona de Asunción han visto cómo ha surgido un llamativo interés por este sector.  Como dato concreto, actualmente se lleva adelante un proyecto de limpieza de la bahía,  que involucra a algunos pobladores  Todo esto despertó la inquietud de los bañadenses del norte.

Por tal motivo, solicitaron una reunión para instalar una mesa de trabajo. El encuentro se llevó a cabo el 28 de octubre en la Escuela Caacupemí de Fe y Alegría, ubicada en el barrio Caacupemí del Bañado Norte. Vecinos y dirigentes de las organizaciones barriales, hicieron escuchar su voz y reclamos en el encuentro.

Participaron varios representantes de instituciones como el senador del Partido Patria Querida Stephan Rasmussen,  Ivo Brun, director de Gestión ambiental de la municipalidad , además de funcionarios del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Social (Mades), Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Ministerio del Urbanismo Vivienda y Hábitat (Muvh) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD.

En la reunión los pobladores reafirmaron su derecho al territorio, recordando además a los referentes presentes que las condiciones para habitar dicha zona fue gracias al trabajo que llevan adelante durante varios años. Reclamaron además las falencias en el servicio de agua potable, la falta de caminos y otras falencias de servicios, señales del histórico abandono de parte del estado. Reclamaron también la falta de información sobre lo que se se realiza en los barrios.

Solicitaron además definir la cuestión pendiente de las viviendas para los pobladores del refugio La Esperanza y qué pasará con el resto de la población cuando se empiecen a llevar adelante las obras proyectadas. Dejaron en claro que todo compromiso debe estar por escrito en un documento, para que no sean simples promesas como ha ocurrido otras veces.

Visiones

Entre el Banco San Miguel y la Reserva Ecológica, se tiene una extensión de 300 hectáreas. Dentro de todo este territorio se encuentran alrededor de 200 familias distribuidas en los barrios San Miguel, Caacupemí y San Miguel Guerrero.

«Si ellos tienen voluntad, vamos a avanzar. Hasta donde no sé», dice con cierto beneficio de la duda Anastacia Bobadilla, presidenta de la Coordinadora de Defensa Comunitaria del Bañado Norte (Codeco) y pobladora de San Miguel Guerrero.

Cada proyecto que se debe llevar adelante, tiene que tener en cuenta el factor humano, señala María García, quien también integra la Codeco. «Es una problemática social muy grande, la cual las instituciones encargadas deben trabajar. Las personas que viven dentro del sector de la reserva, mayoritariamente se dedican al reciclaje, cría de gallinas y chanchos y a la pesca. Esta situación es un proceso a largo plazo todavía. En esta reunión vi que esa misma institución que está trabajando hoy, no sabe como dar respuesta a una población», comentó María.

Antes de la reunión los referentes de las instituciones recorrieron lo que se conoció como Playa del Sol. Observaron los resultados que se llevan adelante con la limpieza. El proyecto  emplea a una veintena de personas aproximadamente, en su mayoría mujeres jóvenes de la zona. Se cuestiona que dicha iniciativa fue llevada adelante solo con ese inicio y fin y específicamente el grupo que realiza el trabajo. Sin embargo es presentado como que fue generalizado por toda la población. «No se trata solamente de trabajar en la recuperación de la bahía, hay que trabajar con toda la gente que está ahí», enfatiza  García. Hace especial hincapie en poder generar mejores condiciones para el trabajo de los recicladores e incluso ver la posibilidad de que puedan dedicarse a otra actividad.

Zona de Playa del Sol, donde se lleva adelante un proyecto de limpieza. Foto Gentileza.

Finalidad

La profesora Selva Miranda, directora de la Escuela Caacupemí, mencionó que además de hablar de lo que concierne a dicha zona, se trajo a colación la problemática de las inundaciones. La idea es impulsar una solución definitiva a dicha isituación que se presenta de manera periódica y afecta a cientos de familias en los bañados.

«La instalación de la mesa es para tenerles acá a los actores reales de la toma de decisiones, que la decisión sea desde la población y con la población. Y por sobre todo que estén las instituciones. Porque si solamente aparece una y estamos haciendo el trabajo con esa, ¿Qué va pasar cuando otra institución entre en la zona, comenzaremos otra mesa?» se preguntó la educadora.

Mencionó que el plan manejo aún está en borrador y en dicho estadio deben darse las modificaciones. Expresó además que desde afuera debe verse a la zona como un barrio constituido, con sus implicaciones sociales  y que como cualquier otro requiere el acompañamiento del estado para el desarrollo de sus habitantes.

Comentarios

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.