Rechazan blanqueo de ocupantes ilegales de Antebi Cue

Florinda Silva, pobladora de la comunidad conocida como Antebi Cue (que abarca los departamentos de Concepción y Amambay), informó que familias campesinas se encuentran actualmente en la oficina central del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) para luchar contra el blanqueo de los ocupantes ilegales de las tierras, no sujetos de la reforma agraria, que usurpan grandes facciones de las 224.000 hectáreas que fueron expropiadas por el Estado paraguayo para la formación de colonias campesinas, dijo en comunicación con el programa Acción Radio de la 1300 AM.

La iniciativa de blanqueo había partido del propio titular del Indert, Justo Cárdenas, quien en lugar de buscar la recuperación de las tierras para los legítimos destinatarios pretende cobrar «precios de mercado» a los ganaderos e incluso narcotraficantes que se apoderaron del lugar, según las denuncias de legisladores opositores al proyecto que fue sancionado en el Congreso.

Asimismo, Silva refirió que el Estado, en lugar de hacer valer el interés social que deben cumplir esas tierras al haber sido adquiridas por la vía de la expropiación, pretende desalojar a los pequeños agricultores al imponer estos «precios de mercado» a las humildes familias que sobreviven en estado de abandono en las áreas que cumplen la función para la cual fueron adquiridas y que costaron al Estado la suma de 42 millones de dólares.

Los campesinos ratifican que se busca privilegiar a los ocupantes ilegales y se dejó de lado a los ocupantes que son sujetos de la reforma agraria, por lo cual están tratando de participar en la reglamentación de la ley sancionada por el Congreso Nacional.

De acuerdo al informe Chokokue de la Codehupy, se registraron siete asesinatos de dirigentes para intentar frenar la colonización campesina. Los ejecutados son Gumercindo Pavón Díaz (22), muerto el 11 de noviembre de 1998; Nicasio Montiel Martínez (48) y su sobrino Juan Bautista Sánchez (26), desaparecidos el 21 de enero de 2000; Marciano Vega Benítez (42) y su sobrino Osmar Vega Benítez (16), ejecutados el 9 de abril del 2001; Arnaldo Mendoza Romero (15) y Eduardo Gómez (18), asesinados el 29 de agosto de 1999.

Comentarios

Publicá tu comentario