Realizaron acto de homenaje a los presos y fallecidos en la masacre de Curuguaty

El pasado sábado 15 de febrero se realizó un acto en las carpas de Marina Kue en recordación a los 20 meses de la masacre de Curuguaty, en la que fallecieron 11 campesinos y 6 policías.

El Pa’i Oliva, durante un momento de su intervención en el acto de homenaje a los presos y fallecidos en la masacre de Curuguaty. Foto: Serpaj-Py.

La actividad, convocada por las comisiones de familiares de víctimas y víctimas sobrevivientes de Marina Kue, de sintierras Naranjaty y por la Articulación Curuguaty, inició con un responso dedicado a todos los fallecidos, campesinos y policías, muertos el día 15 de junio de 2012. El responso también se hizo extensivo a Vidal Vega, testigo clave del caso asesinado el 1 de diciembre de 2012, así como por quienes ven afectada su vida y libertad por la injusticia que sufren a manos de jueces y fiscales en el caso.

La recordación estuvo marcada por la imputación a Martina Paredes, Mariano Castro y Darío Acosta, dirigentes de la comisión de familiares de víctimas de Marina Kue, y por la huelga de hambre que llevan adelante los presos políticos Felipe Benítez Balmori, Adalberto y Néstor Castro, Arnaldo Quintana y Rubén Villalba.

El acto central consistió en una mesa de opiniones de la que participaron como oradores monseñor Melanio Medina, el senador Pedro Santacruz, la abogada Jorgelina Candia, el Pa’i Oliva y los abogados Vicente Morales (defensor de 11 de las 12 personas que serán llevadas a juicio oral en el caso) y Abel Areco (en representación de la Articulación Curuguaty). La moderación de la mesa estuvo a cargo de Perla Álvarez, también de la Articulación Curuguaty.

El abogado Vicente Morales se refirió a las dificultades que presenta el caso, especialmente a las pocas expectativas de obtener justicia, dada la experiencia de parcialidad e inobjetividad que dejó la audiencia preliminar. Según Morales, el juicio oral se realizará en Saltos del Guairá elevando aún más los obstáculos para la defensa y para las familias, amistades y gente solidaria con los presos y las presas del caso.

Vista de parte de los presentes en el acto. Foto: Serpaj-Py.

La abogada Jorgelina Candia habló sobre la persecución fiscal que sufren actualmente Martina Paredes, Mariano Castro y Darío Acosta,  dirigentes de las comunidades afectadas por la masacre, quienes fueron imputados y sometidos a medidas de restricción a su libertad por cultivar alimentos en tierras ubicadas cerca del lugar de la masacre.

Abel Areco señaló la necesidad de delimitar el territorio conocido como Marina Kue, pues entre una primera mensura del Estado en el año 1966 y una de la década pasada, habría un faltante de 1200 hectáreas en la donación que recibió el Estado por parte de la Industrial Paraguaya.

En tanto, el Pa’i Oliva llamó a continuar esta lucha en unidad y solidaridad por ser ejemplo positivo de resistencia y de los cambios que se pueden lograr persistiendo en ella. Señaló que seguiría este ejemplo en la lucha que hace el Bañado Sur por evitar que expulsen a sus habitantes del lugar.

Huelga de hambre

Posteriormente, se dio lectura a la carta de los campesinos presos en Tacumbú que iniciaron una huelga de hambre en reclamo de su libertad, la recuperación de las tierras de Marina Kue y el cese a la persecución de la lucha campesina. Mario Espínola, de la comisión de sintierras, definió la causa de Marina Kue como una «causa nacional» que debía ser acompañada por todos los sectores y que debía estar presente entre las demandas planteadas para la huelga general del próximo 26 de marzo.

La carta de los presos que iniciaron la huelga de hambre el viernes 14 de febrero fue recibida con emoción y aplausos por el más de centenar de personas que estuvieron presentes. Sin embargo, la drástica medida también causó preocupación, pues esta es la segunda huelga que realizan los mencionados labriegos privados de su libertad.

Las organizaciones y autoridades presentes apoyaron con sus firmas la carta a los tres poderes que será presentada por los familiares de víctimas. En la misiva se reivindica que los cultivos en Marina Kue proseguirán porque esas tierras son para la reforma agraria y deben ser otorgadas como reparación a las comunidades afectadas por la masacre. También demanda pronta solución a las exigencias planteadas por la comisión de víctimas y la comisión de sintierras desde junio de 2012: esclarecimiento de la masacre; libertad a todas las personas presas sin fundamentos o imputadas en el caso; reparación e indemnización a todas las familias víctimas y castigo a los verdaderos culpables de la masacre del 15 de junio de 2012.

La actividad continuó con una caravana hasta la casa de Martina Paredes y Mariano Castro, dirigentes de la comunidad con prohibición de acercarse a Marina Kue por la imputación fiscal. Así también se tuvo un contacto telefónico con Darío Acosta, otro de los imputados. Finalmente, la jornada concluyó con la ya tradicional caminata hasta el lugar de la masacre que es realizada los 15 de cada mes.

Fuente: Articulación Curuguaty

Comentarios

Publicá tu comentario