Realizarán expodebate sobre Yacyretá

Este jueves, a las 19:30 horas, en el Gran Hotel del Paraguay, se llevará a cabo la expodebate “Yacyretá, cumplimiento del Anexo C y Soberanía Hidroeléctrica”.

El Ing. Ricardo Canese sostiene que Paraguay debe reivindicar ante Argentina la cancelación de la deuda y la libre disponibilidad de energía. Foto: yacyreta.org.

Sociedad y Desarrollo realizará este jueves 13 de febrero la expodebate «Yacyretá, cumplimiento del Anexo C y Soberanía Hidroeléctrica». La actividad se llevará a cabo a partir de las 19:30 horas en el Gran Hotel del Paraguay (Padre Pucheau y de las Residentas).

Participarán como expositores el Dr. Jorge Lara Castro, excanciller de la República; el Ing. Germán Escauriza, excoordinador de la Comisión de Deudas de la CEBH; el Ing. Ricardo Canese Krivoshein, excoordinador de la CEBH y parlamentario del Mercosur.

Será comentarista del evento el Dr. Hugo Ruiz Díaz, exministro Secretario de Relaciones Internacionales. Al finalizar el encuentro, las conclusiones estarán a cargo de la Ing. Mercedes Canese, exviceministra de Minas y Energía.

El tratado

Este 27 de marzo vence el tratado de Yacyretá, que preveía (a) que la obra debía estar terminada en 8 años (1982) y (b) que la tarifa iba a ser igual al costo del servicio, el que incluía, además de todos los demás costos, el pago de la deuda que se contrajera (intereses, amortizaciones), según el Anexo C.

Una primera dificultad –observa el ingeniero Canese– fue definir la traza de la represa, es decir, por dónde iba a pasar la represa y qué territorio se iba a inundar (no había un proyecto ejecutivo). Recién en 1979 las partes llegaron a un acuerdo de cuál debía ser la traza definitiva y el territorio a inundar. Como este iba a ser 80% en el Paraguay, se estableció, mediante una modificación del Anexo C (que establece las condiciones de energía, tarifa, económicas y de beneficios) la compensación en razón del territorio inundado.

Las obras principales se licitaron en 1981 pero, nuevamente, existieron problemas porque la empresa privilegiada por la dictadura militar argentina, Impregilio, presentó una oferta más cara que la francesa DUMEZ. Ello motivó un atraso hasta 1983, cuando recién comenzaron, lentamente, las obras.

Anteriormente, el fallecido dictador Jorge Rafael Videla estableció mediante decreto (en 1979) que los aportes del Tesoro Argentino debían tratarse como créditos y no como aportes; es decir, el Tesoro Argentino debía recibir intereses y reajustes.

Hacia 1992, bajo el gobierno de Calos Saúl Menem, con las obras principales avanzadas pero aún no terminadas y sin generar aún energía, la Argentina se vuelve a comprometer (notas reversales de 1992) a, primero, aportar los fondos necesarios propios (Tesoro argentino) para terminar las denominadas obras complementarias (relocalización, obras de infraestructura local como la Costanera de Encarnación, obras de saneamiento, etc.).

En segundo lugar asumió el compromiso de hacer operar a Yacyretá desde 1994 (lo que se cumplió) y en forma plena desde 1998 (lo que no cumplió la Argentina, pues no aportó los fondos para las obras complementarias, no se pudo relocalizar a la gente y la cota o altura del embalse no se pudo alzar a la altura o cota definitiva, sino recién en el 2011).

En tercer lugar había prometido no cobrar intereses por los aportes ya dados por el Tesoro argentino y, en cuarto lugar, se fijó una tarifa de US$ 30 por MWh con ajuste (hoy está en torno a US$ 45/MWh). El Congreso paraguayo rechazó estas notas reversales, si bien la Argentina las considera válidas.

A más de la cancelación de la deuda, Canese afirma que el Paraguay debe reivindicar la libre disponibilidad de su energía (como Brasil lo reconoció en el 2009, a partir del fin de la vigencia del Anexo C, que en Itaipú es el 2023), que en el caso de Yacyretá está respaldado por el mismo tratado que le otorga a la Argentina apenas la preferencia, es decir, el Paraguay podría vender su energía a terceros países si es que estos ofrecen un mejor precio.

Comentarios

Publicá tu comentario