Radio comercial kuéra okaguai emisora comunitáriare

“Jaikéma jahávo hypyhápe, ko nuevo rumbo ñande reraha iñypytũhápe, ko’ãga oipe’aséma ñande hegui ñane ñe’ ave, okaguaíma katu Radio Comunitariare”. Así expresaba el jueves pasado una señora en una radio comunitaria al enterarse de las acusaciones de la Unión de Radiodifusoras del Paraguay en contra de las radios comunitarias.

Los integrantes de la Unión de Radiodifusores Comerciales del Paraguay visitaron al Fiscal General del Estado esta semana. Foto: Ministerio Público.

Dicho relato me interesó y continué sintonizando la radio. “La mboriahu ningo ndaijái voi la radio comercialpe, nandeplátairõ… amóntema, ha radio comunitaria katu ome’ espacio ore mboriahúpe, ha ápe mante ikatu roikuaauka ore remikotev, ore remimbyasy”. Finalmente, al despedirse terminó su intervención con esta pregunta: “¿Eremína chéve mba’e piko oikopáta la mboriahúgui?”. Estas son algunas de las expresiones de la gente, del pueblo reclamando sus derechos y muchas de las radios comunitarias realmente ofrece espacio  libre y gratuitamente.

Cuando cortó la comunicación con la señora, el conductor de programa radial seguía recibiendo llamadas telefónicas de la gente, y verdaderamente se escuchan palabras sabias del pueblo…

Upémarö che avei añeporandu, añetehápe tuicha mba’e la radio comunitaria, constituye un espacio de ejercicio de participación ciudadana, ofrece servicios a la comunidad, la comunicación entre vecinos, las preocupaciones comunes, posibilita abrir a opiniones diversas que alientan el debate y la unidad entre pobladores, brinda espacios educativos y culturales. 

Sin embargo, en nuestro país existe un grupo pequeño que está acaparando no solamente el territorio y sus riquezas naturales, sino también pretenden adueñarse por completo del espectro radioeléctrico que ya han acumulado en un 95%. Y, desafortunadamente, todo indica que Unión de Radiodifusores del Paraguay está al servicio de este pequeño grupo. He’i voi ijehe iñarandu etereiha, iñe’ kuaa itereiha, ipotï etereiha, ha’e kuérantema voi la Paraguái jára, ha aréma oiko’õ ichupekuéra Radio Comunitaria rembiapo ra’e, ha péina oitýma katu  umi ivenéno he’ívo aipo ko’ã radio comunitaria ojeporuha oñemo’ã haguã narcos, vaka’uha, ha opaichagua mba’e vai apohápe. “Son emisoras clandestinas (incluidas radios comunitarias) se usan para fines ilegales como el narcotráfico, el abigeato, las invasiones de tierras, entre otros.” Fueron las expresiones de sus directivos.

Si bien pueden existir radios ilegales funcionando, conviene diferenciar cuáles son verdaderamente las emisoras comunitarias y desde el organismo responsable de administrar (CONATEL), debería buscarse una política pública de comunicación, incluso de apoyo efectivo a aquellas que defienden cotidianamente la democratización de las comunicaciones.
Esas que ayudan al mejoramiento de la calidad de vida de las personas, las que impulsen políticas de promoción de los derechos humanos, las que integren la familia y ciudadanía, las que abran espacios a niños, y jóvenes, las que realicen promociones culturales.

Umi emisora comunitaria rupi ningo ñahenduve  guarani ñe’ẽ,  Paraguái purahéi ha ñande reko rehegua, ijave ipype indígena avei.

Ñane retã oikotev ñande rehe, ñañomoirũmbána ani jaheja moñái omoñe’ngu pueblope.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.