¿Qué pasa en Venezuela?

En las movilizaciones en Venezuela la burguesía se ha montado en el descontento existente en el sector popular. (Opinión)

Los intereses en juego en las movilizaciones no son los de la clase trabajadora. Foto: RT.

Los intereses en juego en las movilizaciones no son los de la clase trabajadora. Foto: RT.

Lo que comenzó como una protesta estudiantil, absurdamente reprimida, fue creciendo rápidamente porque tenía como telón de fondo el descontento y la crisis económica. Líderes de la oposición, como Henrique Capriles, la diputada María Corina Machado, Leopoldo López (de Voluntad Popular), y Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas –todos de derecha, representantes políticos de la burguesía–, se han sumado a las marchas actuales. Se montaron en un gran descontento existente en todo el país entre los trabajadores, la juventud y, en general, el conjunto de los sectores populares.

Este descontento se basa en la escasez de los productos de primera necesidad, las largas colas para conseguir algún producto, la altísima inflación, los bajos salarios, la devaluación encubierta, la destrucción de las industrias básicas por falta de inversión, la represión a las luchas y un largo etcétera. Además, Nicolás Maduro comenzó a aplicar un paquete de medidas económicas que en realidad era el programa de la derecha, pero que ahora lo aplica él.

La política económica del Gobierno agravó y agrava la crisis actual porque en estos 15 años no solo no rompió el carácter semicolonial del país, sino que, además, como parte de una burguesía rentista y parasitaria, despilfarró decenas de miles de millones de dólares de la renta petrolera que quedaba en el país.

Se acabó la bonanza y la crisis económica mundial impacta fuertemente: la caída de los precios de los commodities y la disminución del flujo inversor por el cambio de la política financiera estadounidense se expresan en fuga de capitales, crisis cambiaria y altísima inflación.

En cuanto a los intereses que están en juego en estas movilizaciones, es evidente que no son los de la clase trabajadora. Sus consignas y objetivos no son los de la clase trabajadora; son los intereses de la burguesía que encubre, apoyándose en el descontento popular, su propio plan de ajuste en contra del pueblo y a favor de los empresarios y multinacionales.

Dicho esto, me parece obvio recalcar que hay que repudiar la violenta represión contra quienes se movilizan, reivindicar el derecho democrático de los trabajadores, estudiantes, campesinos, y demás sectores populares a manifestarse y protestar. Es imprescindible, también, exigir la inmediata liberación de todos los detenidos por protestar así como la investigación de los asesinatos y todos los hechos de violencia y represivos. Esto conlleva la exigencia de juicio y castigo a los culpables de los asesinatos, de las represiones y torturas que hubo en este proceso de movilizaciones.

El gobierno de Maduro sostiene que las movilizaciones son promovidas por fascistas y que hay “un golpe en marcha”. ¿Hay alguna posibilidad de golpe, como en el 2002-2003? ¿Hay alguna corriente militar importante a favor de desestabilizar y dar un golpe armado? ¿Hay algún sector dentro de la burguesía de derecha pro imperialista que apoyaría un golpe? ¿Hay alguna posibilidad de que se pueda dar un golpe al estilo Paraguay (golpe parlamentario)? Aparentemente, no. Las Fuerzas Armadas Bolivarianas son una institución totalmente absorbida por el Gobierno. En el Parlamento, el Gobierno tiene mayoría y en la burguesía también hay profundos desacuerdos en cuanto a la salida golpista.

No obstante, de haber alguna posibilidad de golpe, habría que enfrentarlo, es decir, estar en la trinchera del gobierno de Maduro pero exigiéndole la confiscación de los recursos de las empresas imperialistas petroleras, y de otras ramas, de los bancos y todas las empresas de la burguesía golpista, además de reclamar armamento para el pueblo.

Esto conlleva inevitablemente la necesidad de levantar una salida obrera y socialista, un programa para el país pero desde la clase trabajadora y los sectores populares. Esto implica reclamar la unidad en la lucha de todos los sectores obreros y populares y el permanente llamado a los trabajadores a que rompan con los partidos burgueses y construyan su propia herramienta política independiente y democrática. Una herramienta que se proponga luchar por un gobierno de los trabajadores y el pueblo, y que comience la edificación de la sociedad socialista en serio y no la caricatura de Socialismo del Siglo 21 del chavismo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.