¡Que el sector agropecuario pague impuestooosss!

E’a reproduce en este espacio, in-extenso, un artículo de análisis que el entonces articulista de un medio impreso local, Manuel Ferreira Brusquetti, actual ministro de Hacienda, publicara el 28 de agosto de 2011. En él exortaba, y argumentaba sólidamente, para que sojeros y ganaderos paguen más impuestos. Ahora se olvidó de lo que escribió. 

Fuente artículo original: http://www.ultimahora.com/notas/458257-Que-el-sector-agropecuario-pague–impuestooosss.

 

 

Fuente: hoy.com.py

¡¡¡¡Que el sector agropecuario pague impuestooooosss!!!! Es el clamor popular. Desde el Ministerio de Hacienda hasta el último paraguayo que tiene aunque más no sea un vago conocimiento del tema tributario, reclama este aporte.

«Una gaseosa cualquiera paga 15 % de selectivo al consumo y 10 % de IVA, y la soja y las vacas pagan cero. ¡Es hora de que los agricultores y ganaderos también contribuyan con el país», es la afirmación más común que se escucha de empresarios, trabajadores, amas de casa y otro montón de ilustres personajes integrantes de nuestras fuerzas vivas, como le gustaba llamarlas al dictador.

Pero ¿qué grado de verdad contiene esta afirmación tan generalizada en segmentos sumamente valiosos de la población paraguaya?

A ver, empecemos por desglosarla. Cuando uno mira la gaseosa y la soja o la vaca es verdad que la primera paga 25 % mientras que la segunda paga 0 % sobre su precio. El secreto está en QUIÉN es el que paga. En el caso de la gaseosa, el impuesto selectivo al consumo (ISC) y el impuesto al valor agregado (IVA) son pagados por quien sea que compra la gaseosa para tomarla. La empresa productora de la gaseosa actúa en este caso como agente retentor de estos impuestos, es decir, cobra el impuesto que fue pagado por el consumidor de la gaseosa y se lo transfiere en su totalidad al Estado. En los registros de la Subsecretaría de Tributación estos pagos se registrarán bajo el nombre de la empresa fabricante, que posiblemente aparecerá como gran contribuyente; pero no confundamos lo que esa empresa PAGA de impuestos por su propia actividad, con lo que esa misma empresa RETIENE de otros contribuyentes y transfiere al Estado.

En el caso de la soja o de la vaca, estos bienes pagan 0 % sobre su precio, porque por alguna razón, alguien, «en el interés de promocionar la noble actividad agropecuaria», decidió que los productos en estado natural, o sea, los animales vivos y los productos agrícolas, no paguen el IVA. Magro favor se le hizo al sector, ya que agricultores y ganaderos, no solo grandes, sino también aquellos con 10 vacas o una hectárea de algodón, se vuelven de esta manera consumidores finales del IVA, porque cuando compran un producto veterinario o un fertilizante, actúan igual que el comprador de la gaseosa, haciendo que las empresas que le vendieron estos productos aparezcan como contribuyentes, cuando en realidad son agentes retentores de lo que pagaron los ganaderos o agricultores.

La cosa no termina ahí. Cuando alguien se dio cuenta de esta situación le pidió a Nicanor que saque un decreto (que era ilegal), con el cual se pueda descontar del impuesto a la renta de actividades agropecuarias (Imagro) el IVA que ganaderos y agricultores acumulaban al hacer las compras de sus insumos para producir. Esto ocurrió desde 2004 hasta octubre de 2008 cuando Lugo derogó este decreto. Casi como en cualquier empresa, los costos de producir son superiores a las utilidades que genera el negocio, el IVA era en casi todos los casos más grande que el Imagro, por lo que los productores acumulaban créditos fiscales. El saldo de este crédito fiscal empezó a bajar desde que se derogó el decreto y seguramente se va a acabar en 2012, por lo que los productores van a tener que pagar su 10 % de renta más el 10 % del IVA costo.

En los casos en que el productor no tenía suficiente IVA y tenía que pagar un Imagro superior al crédito IVA que tenía, Hacienda solamente registraba la parte pagada en efectivo como pago de Imagro, porque si se reconocía este crédito fiscal de IVA como pago de Imagro, tenía que transferir el 80 % de lo recaudado al Indert porque así lo exige la ley de esa institución. Al reconocerse solo la parte pagada en efectivo, se transfiere solo el 80 % de lo pagado en efectivo.

Y entonces, ¿paga o no impuestos el sector agropecuario?

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.