Puertos privados y navieras violan leyes laborales

Tercer encuentro latinoamericano de obreros portuarios se realizará esta semana en Montevideo, Uruguay.

Explotación en proa y popa. Una de las organizaciones sindicales más antiguas de Paraguay flameará las banderas de lucha por el respeto a los derechos laborales en un encuentro regional.

“Llevaremos una queja generalizada de los trabajadores portuarios del país, pues estamos siendo totalmente pisoteados en nuestros derechos laborales,  entre ellos los establecidos en los contratos colectivos, tanto en los puertos privados como en muchas navieras nacionales, que no están cumpliendo con lo que deberían darle al trabajador paraguayo”, explicó el presidente de la Liga de Obreros Marítimos del Paraguay (LOMP), Esteban Arzamendia, que junto a Roque Sanabria participarán del encuentro internacional de trabajadores portuarios.

El Consejo Internacional de Trabajadores Portuarios realizará su tercer cónclave latinoamericano en Montevideo, Uruguay.

El que prácticamente mutila al trabajador es Puerto Fénix (del empresario Francisco Griñó). Ahora tiene 3 embarcaciones y ya vuelve a perjudicar a marineros, cocineros, a maquinistas, a los propios capitanes, pues no lleva la dotación que debe llevar. Otros puertos privados explotadores son Gical, Naviera Conosur, OTS de Presidente Franco. Sostuvo Esteban Arzamendia, de la Liga de Obreros Marítimos del Paraguay

La LOMP, fundada en 1920, pretende que la solidaridad internacional fuerce a las empresas paraguayas respeten las conquistas obreras del sector, así como también obligue al Estado a cumplir su rol de arbitraje a favor de los trabajadores y trabajadoras del área.

“Vamos a pedirle el esfuerzo a los compañeros del exterior para ver qué podemos hacer para que se cumplan los contratos colectivos en el país. Prácticamente todos los que trabajamos sobre agua estamos siendo afectados. Estamos casi 6.000 trabajadores, entre estibadores, y diferentes ramos que aglutinan una embarcación”, detalló el activista gremial.

“Mediante bloqueos, o mediante notas que dirijan a las autoridades nacionales, o al propio presidente de la República, que cumpla su obligación. Eso pediremos al Congreso, del 8 al 10 de noviembre”, remarcó por su parte Sanabria.

“Hay un puerto privado que ahora están comprando 3 embarcaciones bien grandes y lo primero que hace es violar la dotación de personal dentro de la tripulación de su empresa. Y la Prefectura hace caso omiso a eso. Vamos a denunciar a la Prefectura, a pesar de que tenemos un fallo judicial a favor nuestro, la Prefectura hace caso omiso en hacer cumplir lo que dicta un juez”, refirió Arzamendia.

Y no dudó en dar nombres de las empresas. “El que prácticamente mutila al trabajador es Puerto Fénix (del empresario Francisco Griñó). Ahora tiene 3 embarcaciones y ya vuelve a perjudicar a marineros, cocineros, a maquinistas, a los propios capitanes, pues no lleva la dotación que debe llevar. Otros puertos privados explotadores son Gical, Naviera Conosur, OTS de Presidente Franco. Y las autoridades no hacen caso al trabajador. Es como si fuera que ellos (los empresarios) son dueños de Paraguay”, lamentó.

Todo esto ante la complacencia de la Prefectura Naval, del Ministerio de Justicia y Trabajo y del Instituto de Previsión Social. “Parecería que el único que tiene algún interés en cumplir su función es el nuevo director de la Marina Mercante, pero vamos a probar, ojalá que sea cierto. Escoba nueva siempre barre bien. Está comenzando, hace apenas 1 mes que está, tiene muy buena predisposición”, anexó Arzamendia

“El pulmón de la economía de Paraguay es el sector marítimo. El 90% de las exportaciones e importaciones se hace por la vía fluvial o marítima. El pulmón económico del país gira alrededor de ese trabajo. El sector obrero marítimo siempre es el más abandonado, especialmente el subalterno, porque los capitanes viven a cuerpo de rey. Los subalternos, como marineros, cocineros, estibadores, vive a la sobra de la miseria hablando de salario”, indicó Francisco Domínguez, también directivo de uno de los gremios componentes de la LOMP.

“Hace pocos días se logró firmar un contrato colectivo que no es ningún modelo económico para ningún trabajador, pues es un contrato ficticio, que no toma en cuenta el esfuerzo de los trabajadores, porque el sueldo que ofrece es una miseria, y la ganancia que deja el trabajo del marinero, cocinero, estibador marítimo, es enorme, es brutal, para la patronal. Sin embargo, la patronal del sector marítimo le hambrea al trabajador. Y se aprovecha de la pobreza de la gente, entonces por cualquier precio compra al trabajador, porque aprovecha la necesidad de la gente, porque detrás de cada paraguayo, hay una familia a la cual alimentar”, expuso Domínguez.

Entonces, a levar anclas e ir por la reivindicación obrera, reflexionaron los dirigentes sindicales.

Comentarios

Publicá tu comentario