Proyecto de ley podría dar a conocer secretos de la Triple Alianza en Brasil

Permitiría el acceso a archivos secretos del Estado, su debate abrió una polémica en el país vecino.

Los opositores a la apertura de los archivos afirman que podrían surgir reclamos territoriales.

Por: Verónica Smink (BBC Mundo)

La propuesta legislativa, que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados, limita a un máximo de 50 años el tiempo durante el cual un documento clasificado como «ultra secreto» puede permanecer bajo sigilo.

En la actualidad, existe un plazo máximo de 30 años para mantener bajo llave los documentos más comprometedores del Estado, pero ese período puede ser renovado indefinidamente.

El proyecto que se debate -que fue propuesto en 2009 por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva- acortaría a 25 años el plazo máximo de secreto y permitiría una sola extensión.

De aprobarse, haría posible que se desclasifique toda una serie de archivos históricos considerados sensibles para la nación más poderosa de la región.

Según la prensa local, algunos de los documentos más reveladores, relativos a las áreas de Defensa y de Relaciones Internacionales, podrían generar roces con vecinos de Brasil.

¿Tensión vecinal?

Lula ya había propuesto el proyecto en 2009, Dilma Rousseff sigue con la misma línea. Foto: AFP.

Tal es el caso de los archivos relacionados con el programa nuclear brasileño, que -según el diario Folha de Sao Paulo- darían cuenta de ciertas violaciones que cometió Brasil de los tratados de cooperación que firmó con Argentina.

Otros de los documentos que –según el diario O Globo- podrían causar revuelo son los relacionados con la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) (también conocida como Guerra del Paraguay) en la que Brasil, junto a Uruguay y Argentina, luchó contra el gobierno de Asunción.

Según los ex presidentes José Sarney (1985-1990) -actualmente líder del Senado- y Fernando Collor de Mello (1990-1992) -quien encabeza la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta- la publicación de estos papeles podría generar reclamos territoriales por parte de Paraguay.

Los ex mandatarios también advirtieron a la jefa de Estado, Dilma Rousseff, que la apertura de los registros secretos sobre la compra del estado amazónico de Acre a Bolivia, en 1903, podrían, asimismo, provocar tensión con el gobierno de La Paz.

Las advertencias llevaron a que Rousseff decidiera modificar la propuesta original de su antecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, para admitir la posibilidad de que ciertos documentos permanezcan más tiempo sin ser revelados.

«Yo estaba a favor de abrir todos los documentos, pero a pedido del Ministerio de Defensa y el de Relaciones Exteriores toleraríamos tres excepciones: en caso de amenaza a la soberanía nacional, a la integridad del territorio y de grave riesgo a las relaciones exteriores», explicó la mandataria brasileña.

Secretos militares

Pero los documentos relacionados con otros países no son los únicos que los objetores del nuevo proyecto de ley quieren mantener ocultos.

Los archivos secretos que generan más polémica son los relacionados con los años de gobierno militar (1964 a 1985).

En ese caso, Rousseff –quien en su juventud fue guerrillera, y fue detenida y torturada por tres años- aseguró que no habrá un sigilo eterno.

«En lo que se refiere a derechos humanos no existe ningún caso que pueda ser ultra secreto, ninguno», expresó la mandataria.

Una de las promesas de la presidenta no bien asumió el cargo el 1 de enero pasado había sido impulsar la creación de una Comisión de la Verdad en el Parlamento, para esclarecer los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el período militar.

Algunos críticos pusieron en duda la capacidad de Rousseff para lograr un objetivo que Lula no pudo cumplir.

No obstante, la mandataria aclaró que permitirá que se cree una comisión para decidir sobre la prórroga del secreto de ciertos documentos, pero que esto no aplicará en casos relacionados con los derechos humanos.

¿Qué esconde Brasil?

Mientras los políticos definen por cuánto tiempo esconder los secretos mejor guardados del Estado, la prensa especula sobre los motivos que podría haber para tanto sigilo.

¿Qué irregularidades podrían revelar los documentos sobre el programa nuclear de Brasil?

El diario Folha de Sao Paulo señaló que los archivos secretos podrían, incluso, revelar datos sobre tecnología brasileña que hasta el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) desconoce.

En cuánto a la compra del estado de Acre a Bolivia, en 1903, el «temor» de algunos es que la divulgación de documentos referentes a ese episodio abra cuestionamientos sobre la legitimidad del acuerdo.

¿Y qué tiene Brasil para esconder sobre una guerra que ocurrió hace más de 140 años, como fue el conflicto con Paraguay?

Según la historiadora paraguaya Milda Rivarola, ya existe muchísima bibliografía sobre ese diferendo y es improbable que haya datos que se desconozcan.

Rivarola dijo que «lo más probable es que esa guerra se use como una excusa para esconder otros documentos relacionados con Paraguay que sí podrían ser comprometedores, como los referidos a la construcción de la represa de Itaipú y los posibles sobornos que se pagaron».

No a un «WikiLeaks brasileño»

Por su parte, el ex presidente Sarney aseguró a la prensa que la desclasificación de archivos referentes a negociaciones fronterizas podría «abrir heridas» en las relaciones diplomáticas.

«Creo que no podemos hacer un WikiLeaks con la historia de Brasil, con la construcción de nuestras fronteras», afirmó, haciendo una alusión al escándalo suscitado por las revelaciones que hizo el sitio comandado por Julian Assange.

Tanto Sarney como Collor de Mello negaron que sus reparos respecto a la apertura de documentos secretos tenga que ver con intentos de esconder hechos ocurridos durante sus respectivos mandatos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.