Prospectiva a partir del 21 de Abril

Gane Alegre o gane Cartes, los próximos años del Paraguay son oscuros. Se necesitará por lo menos una generación para revertir la actual reacción de la derecha que comenzó el 22 de Junio de 2012 y concluye el próximo 21 de Abril.

Con el golpe de Estado que comenzó el año pasado y concluye el próximo 21 Abril con la legitimación de uno de los candidatos de la derecha,  se termina de instalar en Paraguay una cleptocracia representada por poderes mafiosos, narcotraficantes y sicarios.

Se espera que gane Alegre o gane Cartes, la situación de los derechos humanos de la ciudadanía sufra graves retrocesos, como ha sido la constante desde la Masacre de Curuguaty, con creciente criminalización de la lucha social. Un dato que conviene recordar, estas elecciones se realizan con presos políticos (los de Curuguaty)

Gane quien gane, los cinco años serán igual o peores que estos meses de Franquismo, la estructura de tenencia de la tierra con seguridad se mantendrá, no habrá Reforma Agraria. Lo mismo ocurrirá en la distribución de la riqueza.

En su relacionamiento internacional será el gobierno de las transnacionales, con ayudas económicas de EE.UU, por parte de su agencia USAID, para entrenar y armar a las fuerzas represivas.

También en lo internacional, se favorecerán las condiciones para que Estados Unidos aumente su presencia en la base militar que posee en Mariscal Estigarribia a objeto de proteger su intereses en la región, el acuífero guaraní, entre los principales.

¿Qué le queda a la sociedad paraguaya?

A la sociedad paraguaya, ciudadanía, movimientos sociales, partidos progresistas, les queda revisar la estrategia electoral que se ha venido desarrollando, y entender el fracaso de la “estrategia de la cuña” con la cual se pretendió que los cambios sociales y políticos fueran de arriba para abajo.

Queda recordar, que el poder se construye desde  abajo y en el territorio, no desde arriba.

A los partidos progresistas, en específico, les quedarán los escaños que pudieran conseguir en el parlamento nacional que podrán servir como obstáculos o trabas a proyectos de la derecha, las encuestas más optimistas hablan de hasta 9 escaños en senadores.

A la sociedad paraguaya en general, le  queda resistir como siempre lo ha hecho.

En lo político queda la tarea de todos de construir poder político en los territorios locales, municipios y gobernaciones.

Esto no se hace de la noche a la mañana, es tarea de una generación revertir esta reacción de la derecha paraguaya.

Pero más allá de lo lejos que pueda verse el horizonte del retorno de Paraguay a una senda de democrática justicia social es necesario decir que más temprano que tarde se volverá pues el contexto regional es favorable a esto.

Comentarios

Publicá tu comentario