Procesada por la masacre de Curuguaty pide justicia y libertad

Dolores López Peralta –acusada por invasión de inmueble ajeno, asociación criminal y homicidio doloso en grado de complicidad– cuenta que el día de la masacre, el 15 de junio de 2012, no pudo ver lo que pasó, pues no se encontraban en el punto donde se desató el tiroteo. Luego al salir del bosque, fue detenida y posteriormente liberada, aunque luego fue arrestada nuevamente.

Dolores estuvo nueve meses presa en la cárcel de Coronel Oviedo hasta que una huelga de hambre de sus compañeros en reclamo de la prisión domiciliaria para las mujeres embarazas logró el levantamiento de la prisión preventiva, donde sufrió muchas necesidades a raíz de que no podía salir a trabajar.

Su reclamo es por la justicia y la libertad porque es inocente y además necesita salir a trabajar para brindar el sustento a sus dos hijos. Pidió ayuda a todo el pueblo ratificando su inocencia y la nulidad del juicio que deben enfrentar, que se encuentra temporalmente suspendido tras el cambio de los abogados defensores y la recusación contra el Tribunal de Sentencia por haber preopinado adelantando una condena contra los 13 procesados.

El fiscal Jalil Rachid acusa a las mujeres de haber hecho de “señuelos” mostrándose con sus hijos en brazo para supuestamente crear un ambiente de confianza en los más de 300 policías a fin de tomarlos desprevenidos y proceder a emboscarlos.

 Para ver el video de la entrevista acceda aquí

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    franco
    8 agosto, 2015

    y como le hacemos llegar nuestra ayuda ?

Publicá tu comentario