Probable ejecución de un joven que estuvo en Marina Cue

Traerán mañana a Asunción el cuerpo de Hermenegildo Garcete (21 años) para someterlo a una autopsia. Al joven lo mataron el 18 de marzo, en la comunidad indígena Ava Guarani. Es muy probable que se trate de una ejecución policial de alguien que estuvo en Marina Cue aquel 15 de junio de 2012.

Hermenegildo, en una de sus últimas fotos.

Hermenegildo, en una de sus últimas fotos.

Aquel 18 de marzo, en la comunidad indígena Ava guaraní, Hermenegildo Garecete se encontraba trabajando en un horno de carbón. Esta comunidad se encuentra en Brítez Cue, cerca de Yvy Pyta, territorio frente mismo a Marina Cue.

De Brítez Cue son una buena parte  de la gente que aquel 15 de junio de 2012 ocupaba Marina Cue, ese territorio del cual desalojaron, desterraron y encarcelaron a los ocupantes.

Para la policía y el fiscal José Zarza, Gumercindo fue muerto por hachazos de sus propios compañeros. Pero no se realizó autopsia alguna. Zarza está acusado por sus pares de coima.

A Hermenegildo, para sus familiares y gente que conoce a la familia, lo mató la propia policía. “La familia de Hermenegildo no es cualquier familia”, asume el antropólogo Guillermo Sequeira, que hace muchos años trabaja con las comunidades campesinas e indígenas de la zona “Es una familia que se opone a la sojización del territorio. Y es una familia muy militante”, agrega.

De acuerdo con la información recogida por la familia y gente cercana, a Gumercindo le llegó un ataque policial cuando estaban produciendo carbón.  “Inmediatamente, uno de los policías fue directo hasta alcanzar a Hermenegildo, quién escapaba despavorido. El policía, sin mediar explicaciones, le pegó un tiro en la nuca por atrás”, nos explicó una fuente que pidió el anonimato.

“Este es un caso de desestabilización, de miedo, de alta provocación. La historia es seguir castigando a la gente de Marina Cue, crear situaciones de zozobra”, asume el antropólogo Guillermo Sequeira.

Por qué

Porque es gente que la pelea

Comentarios

Publicá tu comentario