Primero desapareció la grabación del helicóptero y ahora el piloto

Marcos del Rosario Agüero, policía fallecido el pasado viernes tras estrellarse en Limpio el helicóptero Robinson R44 que pilotaba por presuntas fallas técnicas, fue el mismo que siguió desde los aires el procedimiento de desalojo en las tierras de Marina Cue, en el departamento de Canindeyú, el 15 de junio de 2012 y que terminó con la muerte de 17 personas.

Antes de realizarse el procedimiento, Agüero hizo un vuelo de reconocimiento en compañía del jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO), Erven Lovera, quien de acuerdo a los testimonios no quería precipitar el desalojo, que finalmente se realizó por las fuertes presiones que existían.

Entre estos se encontraban congresistas que luego encabezaron el juicio político que destituyó al presidente Fernando Lugo, incluido el diputado colorado y exoviedista Oscar Tuma, quien había solicitado en enero de 2012 al presidente de la comisión permanente del Congreso, Efraín Alegre, a que se emita una declaración de urgimiento al Ministerio de Interior para desalojar a los campesinos que ocupaban la “reserva privada Campos Morombí”, aunque luego se pudo determinar que son tierras del Estado ocupadas ilegalmente por la firma del fallecido político colorado Blas N. Riquelme.

Un reporte de radio Ñandutí reseña que el día de la masacre también voló el inspector Gilberto Salinas, aunque su declaración no aparece en la carpeta fiscal. Además de ello, el helicóptero cuenta con una cámara que registra todos los procedimientos. En una entrevista con la emisora radial realizada el 20 de junio de 2012, el comisario Roque Fleitas, al negar que se hayan efectuado disparos desde el helicóptero, aseguró que el momento de la masacre había sido filmado y que había “mucho material” que sería presentado en su momento a las autoridades.

“El Robinson (…) tiene una cámara de alta potencia de observación y que siempre nosotros llevamos en los desalojos para que el jefe de operaciones primeramente vuele sobre los manifestantes y localice y observe todo lo que dispone la gente en tierra en contra de los policías”, dijo el comisario Fleitas en la entrevista.

Al ser preguntado sobre si tiene todo registrado, señala que «hay mucho material. Los pilotos van a ser llamados a la justicia”.

Sin embargo, luego negaron la existencia de los registros alegando que la cámara estaba descompuesta. Al ser cuestionado sobre su poco interés en investigar lo que ocurrió con la filmación, el fiscal Jalil Rachid se excusó afirmando que el Ministerio Público no es responsable por lo que haga la policía.

Comentarios

Publicá tu comentario