Primer fracaso de operativo policial-militar: De Vargas no descarta que sospechosos sean policías

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, justificó que la huida de los supuestos delincuentes se debió a que las fuerzas policiales y militares no pueden ingresar al monte de noche.

Los militares fueron enviados al Norte bajo el supuesto de combatir el terrorismo, pero ni siquiera pueden atrapar a delincuentes comunes. Foto: Serpaj Py.

El ministro De Vargas, dijo que, por los elementos encontrados en la camioneta abandonada, no descarta que los tres sospechosos que huyeron ayer a la madrugada de una barrera policial en Yataity del Norte, San Pedro, podrían ser incluso policías, ya que en el interior del vehículo se encontraron radios con frecuencia policial, placas y otros artículos distintivos de las fuerzas de seguridad.

“Según los indicios y las evidencias incautadas en el vehículo abandonado por ellos, se da cuenta que estamos hablando de una organización criminal dedicada a delitos comunes por utilizar un término. Todo indica que se trataría de asaltantes, inclusive dedicados al abigeato. Encontraron equipos de radio con frecuencia policial, placas de policías, chalecos antibalas. Por la forma en que se disponía y la forma en que huyeron, estamos hablando de asaltantes”, declaró De Vargas a radio Ñandutí.

Ante la consulta sobre cómo lograron huir a pesar del fuerte contingente policial y militar destacado en la zona, dijo que “yo tengo entendido que la persecución y abandono de vehículo se produce en horas de la madrugada, todavía siendo de noche, y la incursión en el monte sin la luz del día es muy difícil. Estamos hablando de una zona relativamente grande, a pesar de la gran cantidad de personal afectado, militar inclusive, la disposición de aeronaves a la rotativa. Yo creo que ellos ya habían ganado mucho terreno aprovechando la oscuridad”, justificó.

Sobre el intercambio de disparos que se habría registrado en el monte, no ofreció ningún tipo de precisión diciendo simplemente que se produjo en horas de la noche.

Ante la consulta sobre si se descarta que los sospechosos podrían ser policías, De Vargas respondió que “no se descarta. Por supuesto que no”.

“Comunes es un decir. Lo que queremos referir cuando hablamos de delincuentes comunes es que no estamos hablando de terrorismo”, precisó al ser interrogado sobre si se descarta que el episodio guarde relación con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

También refirió que por el combustible y las bombas molotov que se encontraron en el vehículo presumen que la banda habría estado preparando un asalto a un banco o a un transporte de caudales.

El gobierno de Horacio Cartes militarizó los departamentos de San Pedro, Concepción y Amambay en uso de las facultades extraordinarias otorgadas por el Parlamento para utilizar a las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interna sin necesidad de que se declare el estado de excepción. Sin embargo, en la primera prueba que enfrentaron las fuerzas policiales y militares salieron reprobadas.

En contrapartida, existen numerosas denuncias de arrestos arbitrarios y extorsivos contra pobladores de las zonas que fueron militarizadas.

El comandante de las fuerzas militares, el general de aviación Miguel Christ, había declarado la semana pasada en conferencia de prensa que los 400 militares que ya estaban en San Pedro representaban un costo mensual de 450.000 dólares, pero que con ampliación del operativo a tres departamentos necesitarían de mayor presupuesto.

Comentarios

Publicá tu comentario