Presidente de la CCT afirma que mesa de diálogo no traiciona la huelga general

Centrales sindicales habían sido criticadas por estar supuestamente negociando a espaldas del pueblo con el gobierno.

Dirigentes de las centrales sindicales durante el acto de clausura de la huelga general.

Dirigentes de las centrales sindicales durante el acto de clausura de la huelga general del 26 de marzo.

El presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), Julio López, salió al paso de las acusaciones dirigidas contra las centrales sindicales de que con la participación en las mesas de diálogo con el gobierno se estaba negociando a espaldas del pueblo y traicionando, según los detractores de estas mesas, las reivindicaciones de la huelga general del 26 de marzo.

López señaló, en cambio, que la apertura de las mesas es una claudicación del gobierno frente al triunfo de la huelga, ya que anteriormente negaba representatividad al sector sindical. Añadió que dentro de las centrales hay posiciones divergentes, pues algunos creen que la conformación de las mesas es la finalidad, mientras que otros sostienen que estas son un espacio más en que se deben defender las reivindicaciones de los trabajadores.

“La lucha de clases se expresa en todos los campos y espacios y lo fundamental en esta situación no es la participación en sí en la negociación con el enemigo de clase. Lo fundamental en este análisis es con qué posición se participa y qué se defiende en estos espacios, para lo cual es de importancia estratégica tener en cuenta siempre el momento que se vive, el nivel de conciencia de las masas así como la correlación de fuerzas entre el gobierno y el movimiento sindical en ese momento”, apuntó López.

También calificó de irresponsables a quienes acusan que la participación en las mesas es una traición a los principios de la huelga, pues sin esta no se hubiera arrancado el compromiso al gobierno de no emprender represalias de ningún tipo contra los trabajadores que se adhirieron a la medida de fuerza y garantizar de este modo la adhesión a alguna acción similar.

“La posición correcta desde la óptica de los intereses del movimiento obrero y de la clase trabajadora, es pelear por las reivindicaciones de los trabajadores también en los espacios de negociación con el Gobierno, con una política clara de exigencias, de respuestas concretas a las demandas planteadas, poniendo plazos a aquellas demandas de carácter urgente como condicionantes para seguir en las negociaciones, llamando al movimiento de los trabajadores a no depositar ninguna confianza en el gobierno, a no bajar la guardia y a seguir con la lucha y la movilización permanentes, como única garantía para seguir fortaleciendo al movimiento sindical”, agregó el dirigente sindical.

Asimismo, rechazó que la CCT haya tenido participación alguna en la invitación al ministro del Trabajo, Guillermo Sosa, a los festejos por el 1 de mayo, y que incluso ante este hecho los integrantes de la confederación se retiraron del acto.

López recordó también que adoptaron la misma posición durante los gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco, rechazando la presencia de sus respectivos ministros del Trabajo por ser “exponentes de los intereses patronales”.

La huelga general del 26 de marzo reunió a sectores sindicales, estudiantiles, campesinos, entre otros, en el reclamo de la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), por un reajuste salarial del 25%, por la libertad sindical, contra la suba del pasaje, contra la militarización, entre otras reivindicaciones.

Artículos relacionados

Las cúpulas sindicales dialogan con el Gobierno “a espaldas del pueblo”

Comentarios

Publicá tu comentario