Presidente de Banco Amambay renuncia tras escándalo de armas e incursiones con la Senad

El mismo había saltado a la fama tras conocerse que realizaba incursiones armadas con la Senad. Recientemente, también junto a la Senad, estuvo salpicado en una supuesta incautación irregular de armas a una empresa de seguridad en quiebra, de la cual es acreedor. Amambay es propiedad del presidente Horacio Cartes.

El «agente especial» Hugo Portillo. Foto: Abc Color.

Hugo Portillo, quien saltó a la fama tras la filtración de su participación como aficionado en las incursiones armadas de operativos de la Secretaría Antidrogas, y quien recientemente estuvo involucrado en otro escándalo por incautación de armas de parte de la Senad en la empresa Vip Security, renunció hoy al banco Amambay.

Portillo se desempeñaba como presidente y gerente general de la entidad bancaria durante los últimos 13 años. El presidente Horacio Cartes es principal accionista del ente.

Eduardo Ocampos, quien lo reemplaza ahora en el cargo, confirmó a radio 1000 la presentación de la renuncia que se produjo en el día de ayer, la cual fue aceptada. Argumentó motivos personales. “Yo creo que tuvo una situación difícil en su vida privada, no puede atender tantas cuestiones como esas. Un tema muy sensible para una entidad financiera”, expresó.

Escándalo de armas

Recientemente, Portillo fue salpica nuevamente junto al jefe de la Senad, Luis Rojas, en un escándalo por una supuesta incautación de armas de la empresa Vip Security S.A. A dicha empresa Portillo habría brindado un préstamo. La misma quebró, y el banquero se convirtió en uno de los acreedores. Aprovechándo sus vínculos con la Senad, el mismo habría llegado hasta la empresa para incautar armas, según abogados de la misma. El banquero negó la versión. La semana pasada, fue capturada la esposa del titular de la empresa transportando armas de manera ilegal. Esto abrió para la fiscalía la hipótesis del tráfico de armas.

Banquero armado

A fines del año pasado, Hugo Portillo se hizo conocido tras confirmarse que el mismo realizó incursiones armadas en operativos de la Senad, en su calidad de aficionado a las armas. El mismo sería amigo de Luis Rojas, titular de la secretaría, quien lo justificó asegurando que el mismo era un “asesor ad honorem” en cuestiones de lavado de dinero. No se pudo justificar sin embargo su participación en operaciones armadas. Fuentes de las fuerzas armadas hablaban de que el mismo formaría parte de un grupo de empresarios que aporta fondos para operativos contra el EPP y el narco, a cambio de vivir la experiencia de la «guerra», en una suerte de safari bélico.

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario