Presidente colombiano avaló destitución de alcalde opositor

En plena época electoral, el presidente Juan Manuel Santos firmó el decreto de destitución del alcalde de Bogotá, el opositor Gustavo Petro, y puso en su lugar a su ministro del Trabajo. 

El alcalde destituido Gustavo Petro denunció un golpe de Estado en su contra. Foto: semanariovoz.com.

El alcalde destituido Gustavo Petro denunció un golpe de Estado en su contra. Foto: semanariovoz.com.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, firmó ayer el decreto de destitución del alcalde opositor Gustavo Petro y puso en su lugar a su ministro del Trabajo, Rafael Pardo, quien interinará el cargo.

Petro fue destituido e inhabilitado por 15 años por haber establecido un sistema público de recolección de basura. La medida se ejecuta en plena época electoral, cuando en mayo próximo se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en las que Santos aspira a la reelección.

La periodista colombiana Mónica Roa explicó que el pasado 9 de diciembre, el procurador Alejandro Ordóñez había concluido un rápido proceso disciplinario contra el alcalde por implementar un sistema público de recolección de basura que presentaba algunas deficiencias, pero que fueron calificadas por el Ministerio Público como “gravísimas” a punto de merecer la fulminante destitución.

Añadió que el fallo el procurador fue ratificado por la justicia luego de sortear varias instancias y acciones judiciales de defensa en pro del alcalde. El veloz proceso disciplinario en su contra condujo al alcalde a peticionar ante el Sistema Interamericano protección y justicia.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares al alcalde para permanecer en su cargo, pero el presidente Santos firmó la destitución alegando que el tribunal regional solo emite “sugerencias” no vinculantes y que además aún quedaban instancias internas, por lo que no cabía la intervención de tribunales internacionales.

En un discurso en el palacio municipal, Petro trató de mentiroso a Santos, recordándole que el pasado 18 de diciembre, cuando se conoció el fallo de la Procuraduría que lo destituía e inhabilitaba por quince años, el presidente prometió que sería respetuoso de la CIDH si esta fallaba las medidas cautelares a favor del alcalde.

Petro enfatizó que la pasada victoria electoral fue limpia y que su administración ha combatido la corrupción. “No compró un solo voto. No ensució la decisión popular ni con la sangre, ni con la cocaína. Quienes dan el golpe de Estado contra la Bogotá humana se han hecho elegir con los dineros de la corrupción, con la sangre y dineros de la cocaína”, señaló ante sus miles de seguidores que exhibían carteles con leyendas como “Petro no se va”.

Este hecho puede afectar las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc-EP) y el eventual diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) por la evidente falta de garantías para la participación política en el país.

Fuente: Colombia Informa

Comentarios

Publicá tu comentario