Postulan a la Comisión de Víctimas de la Masacre de Curuguaty a premio de DDHH

Buscan fortalecer a la organización ante un “sistema judicial perverso”.

 

Comisión de Víctimas de la Masacre de Curuguaty

El colectivo Paraguay Resiste Madrid postuló a la Comisión de Víctimas de la Masacre de Curuguaty al Premio de Derechos Humanos 2013 otorgado por el Ayuntamiento de Siero, Principado de Asturias, España.

“En el marco del juicio por la masacre, lleno de irregularidades, la Fiscalía ha imputado sin pruebas, a más de 50 personas, hombres y mujeres, todos campesinos, dictándose la prisión preventiva en el caso de 14 personas y, de la misma manera, se han denunciado casos de tortura y ejecuciones arbitrarias a campesinos cometidos por la policía el mismo día.

Actualmente, se encuentran en prisión domiciliaria cuatro mujeres, una de ellas después de 58 días de huelga de hambre, tres de ellas, con hijos menores de un año de edad; ocho detenidos de los cuales, cinco en cárceles,  tres bajo arresto domiciliario, debido a una huelga de hambre de 59 días. Un menor de edad condenado a dos años de cárcel con medida alternativa. Un hombre en libertad condicional”, argumenta la presentación.

La misiva de apoyo reseña los cuatro ejes reclamados por los activistas de la comisión y los grupos que acompañan el caso: la adjudicación de las tierras de Marina Cue a las familias campesinas sin tierra, libertad a los presos e imputados, esclarecimiento del caso y castigo a los verdaderos culpables y, por último, la indemnización para los familiares de las víctimas.

“En su mayoría, los miembros de la Comisión de Víctimas son mujeres, quienes, además de ser defensoras de los Derechos Humanos de su comunidad, son el sostén de sus propios hogares y los de sus compañeros presos, en un país donde imperan la desigualdad social y la criminalización de la lucha campesina, en situación de grave peligro para sus vidas. En este aspecto es imprescindible mencionar a Vidal Vega, testigo clave del caso, quien diera su vida por esta causa luego de la masacre, acribillado a balazos meses después en su domicilio. A pesar de las amenazas, él continuó  colaborando con la investigación para explicar cómo estaba la causa y los trámites de las tierras de Marina Cue. Su muerte fue una quema de archivo”, agrega la nota.

La misiva termina argumentando que el motivo de la presentación es buscar el fortalecimiento de la organización de las víctimas por “el clima de injusticia, desasosiego y desamparo ante un sistema judicial perverso”.

La carta de adherentes está firmada por individualidades y por distintas organizaciones nacionales e internacionales como la Articulación Curuguaty, Base IS, SERPAJ Paraguay, Codehupy, Grupo de Investigación en Derechos Humanos y Sostenibilidad de la Cátedra UNESCO de sostenibilidad de la UPC, Asociación de Mujeres de Guatemala en Madrid, Asociación Andrés Bello Madrid, entre otras.

Comentarios

Publicá tu comentario