Posiciones políticas contrapuestas subyacen en conflicto del FG

Detrás de la pelea por la candidatura presidencial hay una pugna entre dos visiones políticas. También hay una disputa por el control del proyecto de espacio unitario. Opinión.

Referentes de partidos y movimientos del FG en el local de Paraguay Resiste. Foto propia

La profusa publicación periodística en torno a la «crisis» que envuelve a los partidos y movimientos del Frente Guasu,  es la punta de un ovillo cuya madeja contiene un enfrentamiento entre dos lecturas políticas que entienden de formas diferentes cómo abordar el desafío político y electoral que traen las elecciones del 2013.

El denominado Grupo de los 10 partidos y movimientos (G10) -cuyos referentes son Sixto Pereira, Carrillo Iramain, Ricardo Canese, Hugo Richert, Belarmino Balbuena y Najeeb Amado- quiere jugar a abrir aún más la polarización política que trajo consigo el Golpe Parlamentario del 22 de junio; mientras que el Grupo de los 9 movimientos y partidos (G9), visibilizados por Carlos Filizzola, Camilo Soares, Gerardo Rolón Pose y Miguel López Perito, quiere concentrar la acción política en lo electoral para sumar  los votos que permitan el mayor espacio posible dentro del Estado, jugando dentro de la lógica electoral.

De acuerdo con la linea de lectura y acción del G9, la candidatura presidencial del expresentador de televisión Mario Ferreiro -cuyo perfil es moderado, no confrontativo con los grandes medios, con las fuerzas oligárquicas y la clase media- sería la más conveniente en estas elecciones. La figura de Ferreiro -amable, muy conocida y con casi ninguna indentificación con lo partidario- sería la cuña que puede meterse hasta el fondo, que  incluso podría llegar a ganar la presidencia de la República.

Los del G10 no lo entienden asi. Creen que la figura del ex presentador puede apaciguar  y acercar las polarizadas posiciones  que se instalaron en la sociedad, tras el Golpe Parlamentario. Polos que, según la lectura de este sector, llevan a la gente a tomar claramente posiciones a favor o encontra de los partidos tradicionales, de los  grandes medios de comunicación comerciales, de los terratenientes y demás grupos económicos de poder. Esta diferenciación debe ampliarse utilizando la campaña electoral del 2013, sostiene el G10.

Pero más abajo aún de estas lecturas contrapuestas, en la base, está la disputa por el liderazgo y la hegemonía del proyecto unitario de izquierdas. Los referentes del G10 saben que de prosperar la candidatura de Ferreiro, sus adversarios internos cobrarán fuerza en la conformación  de las listas de candidatos al Congreso y de las gobernaciones, en influencia sobre el candidato y en el manejo de recursos y contactos internacionales. Del otro lado, los referentes del G9 saben que de cortarse la candidatura de Ferrerio, quedarán relegados en la estrucura del FG. Lugo, por su parte, tercia a favor del G10 porque también teme que se le vaya de las manos el liderazgo que hasta hoy, aunque con muchas dificultades, sigue teniendo dentro del espacio.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.