Por qué parar mañana

Hay muchas razones por las que los paraguayos pueden protestar mañana a través de la huelga. Y no solo contra Horacio Cartes.

Pasaje caro, contaminante e incómodo.

Pasaje caro, contaminante e incómodo.

Esta mañana, mientras compraba el poha roysã de Alberto, sobre la avenida Carlos Antonio López, este me contaba sus pesares. “No hupytyveiete chéve mba’eve, che du’o. Hepyetereíningo la tembi’u ko’ãnga”, me comentó, mientras machacaba en su morterito la perdudilla con el ñoâtî rapo. Y agregaba: “icuentavoi  la ñañemanifesta mba’e ko’êro nde…”.

Lo que este vendedor de remedio refrescante me contaba es una de las principales razones por las que el paraguayo y la paraguaya de a pie pueden salir mañana a la calle a protestar.  En el último año, los precios de los productos de la canasta de alimentación familiar se dispararon. La comida encareció, definitivamente.  Y será más cara aún.

Los impuesto indirectos a la mayoría de la gente de este país -pagando el llamado Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre el precio del producto que se compre- también subieron y se presiona más para que no se los evada. En contrapartida, el impuesto directo a ese segmento de la sociedad que gana millones de dólares –sojeros, ganaderos, supermercadistas, banqueros, tabacaleros, importadores- es insignificante. Prácticamente no aportan nada.

En la última zafra sojera –basada en la semilla transgénica- se derramaron alrededor de 24 millones de litro del agrotóxico denominado Round Up, un herbicida venenoso comprobado por varios estudios científicos. A través del viento, del agua y la tierra, este veneno llegó con seguridad a mucha gente de este país. El Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Poder Legislativo hacen poco por evitar este envenenamiento masivo, este grave problema de salud pública.

Los peatones -el 80% de la población de este país- padecemos hace décadas un perverso sistema de transporte público. Cobran un precio elevado por el pasaje, son incómodos e inseguros y expiden un humo que podría ser más tóxico que el de Chernobyl. Este padecimiento es en todo el país, no solo en Asunción. Mientras los empresarios del transporte siguen ganando mucha plata y, además, se les condona sus deudas.

Yo podría, amigo lector, seguir citando un rosario de razones por las que usted puede mañana salir a la calle a condenar a los que crea son los principales responsables de nuestros padecimientos. Pero dejo a su gusto agregar más citas. Las que usted quiera, hay demasiadas.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.