Acerca de héroes y mitos

El héroe y el mito son necesidades vitales de una nación.

Todos los actos humanos tienen como motivo la necesidad. Individual y colectivamente, necesitamos de los actos heroicos y de sus protagonistas porque sencillamente nos ayudan a vivir.

En el caso que hoy nos ocupa, estamos ante una necesidad colectiva, nacional: el día de los héroes del Paraguay, encarnado, simbolizado en la figura de un tal Francisco Solano López, un personaje histórico que, nos cuentan, murió por el país.

Historia, leyenda heroes y mitos

Tau y Kerana, personajes miticos de la cultura guarani

Si miramos desde la óptica de la necesidad de la gente, de gran parte de una población en este caso,  entonces, en el fondo, si el tal Solano López cometió errores o fue injusto en muchos de sus actos personales o colectivos, importará poco.  Por esto es que todas las acusaciones contra Solano López en las discusiones históricas terminan siendo, no mentiras, sino irrelevantes ante la necesidad nacional de la gente.

Y aún si fueran mentiras lo que hoy se dice que hizo el héroe López por el país, no le importará mucho al común y a la mayoría de la población.  Porque aquí entramos en el terreno, no de la historia escrita, científica y racional, sino del mito: esa creencia que construye el ser humano por necesidad.

La invención, individual o  social, del mito viene a satisfacer una extrema necesidad que muchas veces es por apetito voraz, como es el caso de los mitos de la modernidad. Hambriento, el Capital, escondido dentro de su caparazón moderno, inventó mitos como Coca Cola, MacDonal’s o  Supermán, para el consumo y la acumulación.

En otros casos se inventan mitos por supervivencia: si no se inventan, se muere. Es el caso del Paraguay, que tras la Guerra de la Triple Alianza quedó sin Estado y con una nación agonizante, una catástrofe nacional que la razón no pudo enfrentar sola. Puesto que, se nos dice, el gesto de Solano López  fue ofrendar su vida por la nación, ¿Qué acto más ejemplar a los efectos de mantener con vida  a la nación podemos tener?

Otra cosa es que los sucesivos gobiernos colorados hayan manipulado este sentir nacional hacia López y los demás héroes para aprovecharse del poder que les daba. Otra cosa es la construcción del nacionalismo de Natalio González. El pueblo hizo lo que necesitó. Y con seguridad lo que hizo nos da hoy la posibilidad de seguir en una misma geografía, con identidades  e historias compartidas, aunque aún en condición colonial.

Por esto, es oportuno hoy señalar que es necesario comprender los procesos históricos del país, no juzgarlos con simpleza de “inservible” o “patriotera”, como suelen acusar hoy los postmodernos, o con ingenuas lecturas como de la de los liberales, que creen que la historia es sólo una cosa de individuos exitosos o fracasados.  Los símbolos colectivos, que satisfacen profundas necesidades humanas, históricas,  van mucho más allá de nuestros ideales individuales.

Comentarios

Publicá tu comentario