Por qué muchos paraguayos festejan la derrota argentina

Crónica de cierre de la breve participación de nuestro periódico en la Copa Mundial. El duelo alegre de los argentinos. Alemania inapelable. ¿Por qué muchos paraguayos festejan la derrota de Argetina? Por Julio Benegas Vidallet.

Pese a las gripes que rondan nuestro aire y la tremenda humedad de las paredes, no pudo ser mejor domingo. Sol pleno, follaje intenso, aire limpio o más limpio por lo menos. Aumenté la dosis de diclofenac y amoxiciliana para la infección de la garganta. Sin televisión en la casa, por suerte, estaba por comunicarme con Carlos E. Morales, uno de los tantos paraguayos que han nacido en la Argentina, para ver el partido Argentina-Alemania. En eso, llega el mensaje de Guillermo Maldonado. “Asado en la casa para ver el partido”. Mejor imposible: patio amplio, sol espléndido, carne  y, qué tremendo demonio: bebidas a bulto.

Había que terminar el ritual. Por fin se termina el mundial. No sé por qué se me hizo, esta vez, tan largo.

Rápidamente, sin hablarlo mucho, nos pusimos la camiseta de Argentina.

-Yo creo que ganará Alemania, pero quiero que gane Argentina-, le dije a Raúl Lezcano.

-Sí, yo también, pero quién les banca cuatro años?-, respondió.

-No importa, Argentina, qué tenemos que ver nosotros con Alemania-, soltó Emilio Sanabria.

Todos, en fin, nos pusimos la albiceleste en el corazón. No la pasamos tan mal. Con el equipo de Alemania, podríamos haberlo pasado peor. Gritamos el gol anulado de Higuain, nos agarramos de la cabeza con ese mano a mano que desperdició y quisimos meter también el pie en ese zigzagueo de Messi que terminó en el enredo de piernas alemanas.

Lo bueno de no tener el corazón arrebatado es que también se puede disfrutar de otros amores. Disfrutamos de los traslados de balón de Lahm, la convicción de Schweinsteiger, la precisión de los pases y, asegurada la dignidad de nuestra inesperada argentinidad, también nos imaginamos parar con el pecho una pelota en el área y de una vuelta simétrica meter el balón a un costado del arco de Romero. Tal cual como lo hizo Mario Götze.

Qué lindo gol. En la casa de Guille y Vanessa, alrededor del Colegio Internacional, no escuchamos gritos ni petardos. Pensaba entonces que, así como nosotros, la mayoría de la gente, finalmente, se había puesto (por eso de América Latina, la Patria Grande, nuestros ríos que terminan en el Río de la Plata, nuestros litorales guaraníes, el 20% de nuestra población que vive en la Argentina), la camiseta albiceleste.

La mejor Alemania que nos tocó ver en los mundiales ganaba el campeonato mundial. Luego repasamos los canales argentinos. La gente inundó el obelisco y los lugares de concurrencia de las capitales de las provincias para festejar la derrota. Un duelo alegre. Muchos jóvenes que no habían visto a su selección llegar a una final salieron a festejar. No era para menos.

Pero mi amigo Pepe Vargas, formoseño, no vio el festejo. El se quedó con esa imagen dolorosa de la derrota y lo más doloroso, nos contaría después, es que en su barrio, Sajonia, festejaron con muchos gritos y petardos el gol alemán. “No lo puedo entender, no lo puedo entender”, reclamaría ya en la mesa del tercer tiempo luego del partido en el Star Club. Pepe, de raíces paraguayas, no entendería por qué muchos paraguayos festejaron la victoria de Alemania. No lo entendería por más que Guido López le tratara de repasar datos de la historia. “No, chaflo, y lo peor es que no sé cómo ni con quién compartir esta tristeza”, nos diría ya antes de despedirnos,  él para su casa, al lado de su Phoenix, Guido para la parada del 27 y yo a tomar mi ración nocturna de diclofenac y amoxicilina.

El mejor equipo de Alemania en décadas se alzó con la copa del mundo.

El mejor equipo de Alemania en décadas se alzó con la copa del mundo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.