¿Por qué la deuda de Yacyretá debe ser cero?

El gobierno de Horacio Cartes dice que rechaza la deuda de Yacyretá, pero acepta un «pasivo» de 6.300 millones de dólares por los aportes argentinos para la construcción de la hidroeléctrica. 

El titular de la EBY, Juan Schmalko, en reunión con el presidente Horacio Cartes. Foto: Presidencia.

El titular de la EBY, Juan Schmalko, en reunión con el presidente Horacio Cartes. Foto: Presidencia.

Con un engañoso juego retórico, el titular de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Juan Schmalko, anunció tras una reunión con el presidente Horacio Cartes que el Paraguay no reconocería ninguna deuda en Yacyretá, aunque sí un pasivo de 6.300 millones de dólares en concepto de aportes del Tesoro argentino.

Con esta lógica de que seis no es lo mismo que media docena, el Gobierno colorado se apresta a perpetrar una nueva entrega de la soberanía nacional ante los intereses extranjeros con el probable objetivo de cerrar negocios con otros emprendimientos hidroeléctricos binacionales.

Resumimos aquí algunas puntualizaciones del ingeniero Ricardo Canese desarrolladas a lo largo de entrevistas, artículos y paneles sobre por qué el Paraguay no debe aceptar ninguna deuda, sea esta en concepto de intereses o camuflada en eufemismos como el de “pasivo” o “aportes”.

Canese explica que el anexo C es claro al establecer que luego de 40 años la deuda debe ser cero, pues el desembolso de esta se encuentra incluido en el pago del servicio así como cualquier saldo negativo. Canese sostiene que los fondos proporcionados por Argentina, que pretende sean tratados como créditos con intereses y no como aportes del Tesoro, fueron compensados con creces por el Paraguay con la provisión de energía extraordinariamente a bajo costo, a unos USD 8,15 por MWh con precios de mercado que pueden superar los USD 300 MWh.

Así también, el porcentaje de este “pasivo” que correspondería al Paraguay puede considerarse saldado por el lucro cesante provocado por los atrasos en la puesta en funcionamiento de la represa, fundamentalmente por responsabilidad de Argentina. Entre algunas de las razones citó la imposición de los militares argentinos de que la mayor parte del territorio inundado sea el paraguayo, lo cual causó una demora de cinco años. Así también mencionó una demora de dos años por el propósito de los integrantes de la Junta Militar de imponer a la firma italiana Impregilio en las obras civiles principales.

Canese es enfático al rechazar esta supuesta “quita” de USD 18.000 millones a USD 6.000 millones, porque ello implicaría aceptar una deuda espuria. Precisó que de haber una deuda legítima (como no es el caso), Paraguay solamente deberá pagar en función a la potencia que contrató, que fue el 5%. Es decir, incluso si se aceptara la deuda de USD 18.000 millones, a Paraguay le correspondería pagar solo USD 900 millones.

Los negocios

El gobierno de Horacio Cartes de apresta a perpetrar una nueva entrega de la soberanía paraguaya en Yacyretá. Foto: Yacyretá.

El gobierno de Horacio Cartes de apresta a perpetrar una nueva entrega de la soberanía paraguaya en Yacyretá. Foto: Yacyretá.

Canese advierte que esta claudicación respondería al objetivo de sacar provecho de los negocios de la construcción de Aña Cua y Corpus Christi, que ni siquiera pueden iniciarse hasta que la deuda sea cancelada, en el marco de la Ley de Alianza Público-Privada (APP).

 “El gobierno pretende que el país sea un furgón de cola de los intereses de las empresas argentinas para asociarse con esas firmas a fin de beneficiarse de las obras de Aña Cua y Corpus Christi”, sentencia.

Subraya que una de las exigencias para el emprendimiento de estas obras es la total cancelación de la deuda, requisito que Cartes estaría dispuesto a dejar de lado a cambio de los contratos que se generarían para la construcción de esos nuevos emprendimientos hidroeléctricos.

 “El gobierno pareciera que quiere sortear este punto para beneficiarse con los negocios en Aña Cua y Corpus, ceder a cambio de esto para que Argentina nos quite soberanía y maneje la energía de Yacyretá”, advierte.

De cara a la renegociación del tratado, el experto en temas energéticos señala que además de la cancelación de la deuda, el Paraguay debe exigir la libre disponibilidad para la venta de nuestra energía a terceros países, hacer valer la soberanía, la cogestión plena, la transparencia y la terminación de obras faltantes, incluyendo el ferrocarril, la adecuación de barras en la central así como la subestación seccionadora para poder utilizar el 100% de la energía paraguaya de Yacyretá y mitigar todos los impactos sociales y ambientales, ya que la mayor parte del territorio inundado pertenece al Paraguay.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.