Por qué despierta tanto miedo lo que la gente haga con su cuerpo

En nuestro país perdura una hegemonía basada en el profundo miedo de una sociedad sometida a jugar siempre el partido chico. Una hegemonía que se enloda en el miedo y en el morbo de qué se hace y se deja de hacer con el cuerpo, en tanto el mundo estalla en mil pedazos por la tremenda y gigantesca acumulación de nuestra fuerza de trabajo y de los recursos naturales.

¿Cómo llegamos a arropar nuestras conciencias de un  profundo miedo de qué hace la gente con su cuerpo?

¿Desde cuándo y por qué en una sociedad esto es más importante que el abuso de poder, el saqueo, el smog, el destierro de nuestra gente, la miseria y la destrucción del planeta?

¿Qué significa el cuerpo en la configuración de nuestra conciencia? ¿Y por qué llegamos incluso a poner en anverso o reverso a la constitución de la familia una forma de expresión de la sexualidad?

¿Por qué despierta el furor de ciertas gentes que jamás se movilizarían ni hablarían con tanta pasión –aunque con la biblia en la mano-, de un tema tan simple: no mata las flores ni contamina nuestros arroyos ni asesina con metrallas, tanquetas y bombas atómicas

¿Por qué muchas personas que defienden este orden perverso de miseria y opulencia aparecen como grandes y contumaces interpeladores del ejercicio soberano e intransferible de gozar del cuerpo del modo que más placer produzca sin abusar de otras personas?

¿Quién les da el derecho para ejercer esta hegemonía tan impunemente?

Sí, lo sé, todo tiene una explicación. Sé y padezco la hegemonía de la Iglesia, el mercado y el estado fascista en el disciplinamiento social y en la configuración del poder en Paraguay. Tengo un ensayo sobre esto que alguna vez quisiera publicarlo.

Pero hoy, ahora, que de nuevo vi el debate por horas en el Senado sobre la ley contra toda forma de discriminación (qué pedagógico lo de Esperanza Martínez), me nacieron nuevamente esas preguntas sobre tanta estupidez.

Además, qué sé yo. Hay días así en que uno está medio Mafalda.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.