Por qué a los «machos» les cuesta tanto asumir el abandono

El miércoles pasado, un hombre mató, previo anuncio a la madre de que lo así lo haría, a su hijo. La televisión mostró difusamente la búsqueda del chico, recreó el episodio, el audio donde el padre se comunicaba con la madre para hacerle saber que lo mataría, luego la llamada comunicándole que ya lo mató…

-Carlos, cómo se explica, desde dónde y a cuento de qué, que un padre mate a su hijo en el marco de una disputa con su ex pareja.

Es muy extraño, es un caso donde se lo siente conectado, lúcido. Yo no podría emitir una opinión sin evaluación, entrevistas, pericias. En general suele suceder este tipo  de crímenes en el marco de trofeos de intercambio, elementos de canje para obtener un deseo

-¿Del “despechado” hacia su “ojbeto de deseo”?

Sí, pero hay que evaluar otros elementos. La madre del niño toma conocimiento de la posibilidad y de riesgo, denuncia a las autoridades, no hay una respuesta eficaz para prevenir.

-Pero cómo una persona, en ese juego con la pareja, llega a practicar una amenaza como ésa.

Porque no obtiene aparentemente volver a su antigua relación. Necesito más información. Hay casos de sicosis paranoica, él se separa de su condición de padre, hay homicidios “altruistas”, delirio de abandono, de menos precio a sí mismo…  En el caso del depresivo, para ser atendido, suele llegar a niveles extraordinarios. Hay mucha literatura al respecto de gentes que eliminan a miembros de toda una familia y luego intenta suicidarse. Estamos barajando una hipótesis. Pudo haber entrado en una especie de celotipia al punto de que por cualquier medio quiera recuperar su antigua situación. Hay que ver muchos otros antecedentes, cuáles fueron las condiciones en que se separaron… para llegar a la elaborar una hipótesis sostenible sobre celotipia o lo que vulgarmente llaman despecho.

-Qué le pasa al macho moderno. Casos de violencia se suceden en la familia, con las parejas, incluso con las ex. Por qué nos cuesta tanto asumir “el abandono” por ejemplo.

Son cuestiones históricas en sus aspectos generales, siempre hay excepciones. El varón tolera mucho menos el rechazo y abandono; la mujer, culturalmente, algo que tiene que ver con el machismo, tolera más.

-Por qué

Hay una herida narcisista mucho menos soportable. Toma como una reducción de su virilidad, una reducción del ser que controla su relación. La pérdida de esa condición produce, como suele decir la sicoanalista Beatriz Rivarola, una herida narcisista insoportable, al punto de cometer crímenes.

-Al punto de matar a su hijo

Acá lo llamativo es que utiliza al niño. En el conflicto de pareja se meten a las criaturas generalmente, en conflictos por custodia, régimen de vínculos y todas esas cuestiones. Cuando hay diferencias, se interpone al niño como elemento de negociación, mal porque el que sufre es el niño…

 -¿Y en este caso?

Tenemos que reunir elementos científicos…

 -Volviendo a esta cuestión del “macho” por qué salta tanta violencia por todos lados

Los cambios sociales pasan por comportamientos  controversiales. Así como hay un grupo de varones que tolera mejor cuestión: que sus parejas tengan otras relaciones o diversas, hay varones que toleran menos. Todos los procesos de cambio culturales generan período  de inestabilidad e incertidumbre. Así como tenemos situaciones extremas, podemos tener también mayor flexibilidad. La relación que hizo historia, cuando una relación termina hay un período de duelo, ese duelo es también menos tolerado por la mayoría de los varones, pero hay varones que sobrellevan mejor hoy.

-Pero por qué el extremo de apropiarse del cuerpo del otro hasta sangrar…

Cuando no hay capacidad de adaptación, de disponerse a sentir dolor, la cosa es más traumática, menos soportable. Si hay disposición al duelo la cosa es más llevadera. Han existido casos de mujeres de asesinatos de hijos. En los pocos casos que conozco, generalmente obedecen a otras condiciones, sicosis, delirio, distorsión de la percepción…

Comentarios

Publicá tu comentario