“¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!”

Fueron las últimas palabras de Ernesto «Che» Guevara, cuando un 9 de Octubre de 1967 caía muerto en una escuelita de La Higuera – Bolivia.

Fuente de imagen: origenoticias.com

Ernesto “Che” Guevara de la Serna había nacido en Rosario un 14 de Mayo de 1928 hijo de Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna.

 A los dos años de edad tuvo su primera crisis de asma, enfermedad que lo acompañaría hasta los últimos días de su vida. Por esta razón su familia que residía entre Buenos Aires y Caraguataý (Misiones Argentina, donde su padre tenía campos de yerba mate) tuvo que trasladarse a la provincia de Córdoba para brindar un mejor aire al pequeño Ernesto. Desde 1930 a 1947 la familia Guevara residió en Córdoba.

El asma le permitió al pequeño Ernesto sembrar una gran autodisciplina y autocontrol desde pequeño, se convirtió en un gran lector y un extraordinario jugador de ajedrez.

Entre 1948 y 1953 estudia Medicina en Buenos Aires  y comienza a trabajar en una clínica dedicada al estudio de alergias dirigida por el doctor Salvador Pisani. Durante este periodo destacan su afición a la práctica del rugby y las lecturas de Carlos Marx.

Los viajes

Fuente de imagen: mw1.google.com

Estando en Buenos Aires Ernesto empieza a viajar en bicicleta, moto o “a dedo” en unos trayectos cada vez más largos que lo pondrían en contacto con los más carenciados de la Argentina.

En diciembre de 1951, junto a su amigo Alberto Granado empiezan un viaje en motocicletas desde Córdoba, viaje que los llevaría a recorrer ciudades y pequeños pueblos de Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela. Desde Venezuela, donde quedó Granado, Ernesto siguió en un avión que transportaba caballos hasta Miami. Allí el avión debió quedar solamente un día y volver a Caracas para regresar a la Argentina, sin embargo por averías en uno de los motores el vuelo se retraso un mes. Su vuelta a Buenos Aires se produjo en setiembre de 1952 luego de un viaje de ocho meses que lo llevó a conocer buena parte de América del Sur.

Durante este viaje se destaca su estadía en Perú, donde Guevara junto a Granados, trabajaron en un leprosorio por unos meses.

Este viaje significó para Guevara, que provenía de una familia aristocrática, la observación de las grandes desigualdades en que se vivía en Latinoamérica. Al regresar de su viaje escribió en su diario: “El personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina. El que las ordena y pule, ‘yo’, no soy yo; por lo menos no soy el mismo yo interior. Este vagar sin rumbo por nuestra ‘Mayúscula América’ me ha cambiado más de lo que creí.”

El 7 de julio de 1953, Guevara junto a su amigo, Carlos Ferrer inicia, su segundo viaje por Latinoamérica, esta vez el viaje lo llevaría por Bolivia, Perú,  Ecuador, Guatemala y México. Partieron en tren desde Buenos Aires a Bolivia, allí le tocó ver la revolución que fue iniciada por el Movimiento Nacionalista Revolucionario. De Bolivia partieron a Perú y de este a Ecuador y luego a Guatemala, país que le interesaba para hacer observaciones de la revolución que estaba realizando el coronel Jacobo Arbenz.

Fue en Guatemala (1954), donde Ernesto Guevara empieza a inquietarse duramente ante la situación política de América Latina, al ser observador del golpe de Estado que EE.UU. lleva a cabo en contra de Arbenz, para terminar con el proceso de reformas nacionalistas que este había llevado a cabo.

Asimismo es en Guatemala donde Guevara conoce a su primera esposa, Hilda Gadea.

De Guatemala, luego del golpe contra Arbenz, Guevara se traslada a México, donde permanecería un poco más de dos años.

En México Guevara trabajó de fotógrafo para una agencia de noticias y de médico alergista e investigador.

Fue en México donde Guevara conoce a Fidel Castro que había sido exiliado de Cuba en julio de 1955. Castro lo invita a formar parte como médico del movimiento “26 de Julio” que intentaría derrocar, por medio de una guerra de guerrillas, al dictador cubano Batista.

El 25 de noviembre de 1956 desde el Puerto de Tuxpan, 82 hombres, entre ellos Ernesto Guevara, partieron hacia Cuba en un yate llamado Granma.

La guerra en Cuba

Fuente de Imagen: pt.wikipedia.org

Fue durante la guerra de guerrillas llevada a cabo en Cuba desde el 2 de Diciembre de 1956 hasta el 1 de Enero de 1959 que Ernesto Guevara termina su transmutación de médico a militar. Destacándose ampliamente por su espíritu impetuoso y temerario.

La expedición de los 82 hombres, que traía entre ellos a Ernesto Guevara, desembarcó un 2 de Diciembre en las playas de la costa sudoccidental de Cuba. En un principio la expedición fue un desastre pues el grupo que los tenía que esperar se disolvió debido a un retraso de 7 días en el desembarco y a una emboscada del ejército cubano en Alegría del Pío. Guevara fue herido superficialmente y sobrevivieron al ataque solo 13 hombres. El grupo solo pudo reunirse de nuevo el 21 de Diciembre en la Sierra Maestra.

En Sierra Maestra, el Che Guevara actuó como médico, combatiente y comandante de la segunda columna. A pesar de sufrir de fuertes ataques de asma en un país que por su clima tiene uno de los porcentajes más altos de asma del mundo, rápidamente se destacó por su valor temerario, su visión táctica y la capacidad de mando.

En diciembre de 1959, bajo su mando se toma el Cuartel de Santa Clara, último reducto el ejército de Batista. El 1 de Enero de 1959 el dictador cubano partía al exilio.

Durante el gobierno en Cuba

Fuente de imagen: www.radioangulo.cu

Guevara una vez triunfada la revolución cubana, ante las observaciones que había hecho en Guatemala, sabía que EE.UU. no permitiría un proceso de reformas radicales, por lo cual se mostraba partidario de depurar el ejército de elementos conservadores, radicalizar la revolución hacia una revolución socialista y lograr un acercamiento con la entonces Unión Soviética.

Participó activamente en la elaboración de la ley de Reforma Agraria y en la creación del Instituto Nacional de Reforma Agraria impulsando la versión más radical de esta, que prohibía absolutamente el latifundio y dejaba sin efecto el requisito constitucional de la indemnización previa para la expropiación. Ernesto Guevara pensaba que existía un vínculo inseparable entre la reforma agraria y la guerrilla y decía lo siguiente:

“El guerrillero es, fundamentalmente, y antes que nada, un revolucionario agrario. Interpreta los deseos de la gran masa campesina de ser dueña de la tierra, dueña de los medios de producción, de sus animales, de todo aquello por lo que ha luchado durante años, de lo que constituye su vida y constituirá también su cementerio… Este Movimiento no inventó la Reforma Agraria. La llevará a cabo. La llevará a cabo íntegramente hasta que no quede campesino sin tierra, ni tierra sin trabajar.”

El 12 de junio de 1959 salió en el primero de sus viajes diplomáticos internacionales, con el fin de abrir nuevos mercados para el azúcar, producto fundamental de la economía cubana, por entonces dependiente de forma casi exclusiva del mercado estadounidense. Entre los destinos de su viaje visitó países y líderes que estaban impulsando experiencias de cambios sociales profundos, que luego constituirían lo que dio en llamarse el movimiento del Tercer Mundo, entre ellos Egipto, donde se reunió con el general Gamal Abdel Nasser; Indonesia, donde se entrevistó con Sukarno; India, donde conoció a Jawaharlal Nehru y Yugoslavia, con Josip Broz Tito. Entre otros importantes resultados del viaje, Cuba estableció relaciones comerciales con la Unión Soviética que finalmente se comprometió a comprar medio millón de toneladas de azúcar. En ese entonces la cuota cubana en el mercado estadounidense era de casi 3 millones de toneladas.

El 26 de noviembre de 1960 asume como presidente del Banco Nacional de Cuba, llamativamente firmó los billetes que emitía el banco solo con su sobrenombre “Che”.

Desde sus cargos económicos el Che Guevara impulsó la nacionalización de empresas nacionales y extranjeras y sectores claves de la economía, la planificación centralizada y el trabajo voluntario.

“Crear dos, tres muchos Vietnam es la consigna”

A través de sus viajes por América Latina y por el mundo creció en él un espíritu internacionalista que lo llevaba a deducir que el triunfo de las masas proletarias y campesinas solo sería posible mediante la sublevación armada en diferentes lugares del planeta, especialmente en América Latina, Asia y Africa. Esta idea lo llevó a enfrentarse con los Partidos Comunistas de distintas partes del orbe que en ese entonces optaban por la construcción nacional del socialismo.

Un hombre coherente con lo que dice y piensa

El Che muerto en la escuelita de Ñancahuazú. Fuente de Imagen: marcelodelcastillo.blogspot.com

De espíritu impetuoso, Guevara sería víctima de sus propias ideas y palabras.

Dejó sus cargos en Cuba en 1965 para unirse a combatir en el Congo donde el Patrice Lumumba había sido asesinado en 1961 con participación de la CIA.

Esta experiencia en el centro de Africa fue desastrosa para el Che, quien durante su estadía no había entrado en combate en ninguna ocasión.

El 21 de julio de 1966 volvió secretamente a Cuba para salir luego -también secretamente- en noviembre del mismo año a crear un foco guerrillero en Bolivia. Una vez ahí, el Che sufre varios reveses, tal vez el más importante fue la diferencia con el líder del Partido Comunista Boliviano, Mario Monge, con el cual no llegan a un acuerdo sobre el liderazgo del grupo armado que llevaría a cabo la lucha de guerrillas en Bolivia, Mario Monge termina por retirarle su respaldo y el de su partido a Guevara.

El foco guerrillero que pretendía establecer Guevara en Bolivia fue derrotado militarmente varias veces y la CIA el 1 de Agosto de 1967 envío dos agentes con la orden expresa de capturarlo, los cubano-estadounidenses Gustavo Villoldo y Félix Ismael Rodríguez.

El 8 de Octubre de 1967, tras 11 meses en Bolivia, el Che es herido en la pierna izquierda en un combate en la Quebrada del Churo, y trasladado a una escuelita en Ñancahuazú.  El 9 de Octubre el gobierno Boliviano anuncia que lo ha capturado. Poco después del mediodía el presidente Barrientos dio la orden de ejecutarlo.

Las últimas palabras dirigidas al sargento Mario Terán que cumpliría la orden de ejecutarlo fueron: «¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre! “

 Bibliografía:

Mi primer gran viaje.

Ernesto Guevara (1997). Obras Completas. Buenos Aires. Editorial Macla.

Ernesto Guevara (1996). Mi primer gran viaje. Buenos Aires. Editorial Seix Barral.

Ernesto Guevara (1997). Diario de Bolivia. España, Editorial Txalaparta S.L.

Ernesto Guevara Lynch (1981). Mi hijo el Che. Buenos Aires, Editorial Planeta.

Ricardo Rojo (1994). Mi amigo el Che. Buenos Aires, Editorial Legasa

Webs consultadas:

Wikipedia.org

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.