Pompa y circunstancia

Una opinion a propósito de la Paz del Chaco y sus festejos.

Guerra del chaco olvidada y chaco cercado

El Chaco es hoy territorio de grandes estancias, donde predominan los colonos menonitas y empresarios brasileños. Foto: Miguel Armoa

Hubo 31.500 muertos y desaparecidos paraguayos durante la Guerra del Chaco. Todavía sobreviven unos 1.800 veteranos de guerra según los cálculos más optimistas y cada 12 de junio o 29 de septiembre es un ritual volver la mirada hacia sus rostros ancianos, sus uniformes, sus historias de vida, sus medallas y regresar todo al arcón de los recuerdos.

Para qué pelearon, sigue siendo la pregunta.

El Chaco o la Región Occidental constituye el 61% del territorio paraguayo y tiene una densidad poblacional de 0.4 habitantes por kilómetro cuadrado.

Allí se viene repitiendo en la propiedad de la tierra el esquema latifundiario de la Región Oriental en un país en el que existen 300 mil campesinos sin tierra.

Es el lugar donde sobreviven los Toba, Maka, Chamacoco, Ayoreo, Guaicurú, Enxet y Chiriguanos.

Los Ayoreo están siendo desplazados con el avance a topadora limpia que destruye sus bosques ancestrales de parte de “colonos” brasileños en Alto Paraguay. El estado, todos esos que desfilaron ayer, hacen muy poco por detener esta barbaridad.

Fortín Nanawa. Los héroes chaqueños y sus ideales en el olvido. Foto: Ever Román.

En el Chaco también hay ganadería de alta genética y explotación medieval de los trabajadores, petróleo y gas en el subsuelo en cuya prospección no interviene Petropar, la actividad industrial lechera de los menonitas que siguen sin pagar los mismos impuestos que otros productores.

Todavía no se comenzaron las obras del acueducto.

Apenas algunos datos para mover a la reflexión en estos formales festejos de la Paz del Chaco. Para buscar darle sentido a tanta pompa y circunstancia, para que no sea apenas una gala más del conservadurismo atávico, para que tengan sentido tantas vidas sembradas en suelo chaqueño.

Comentarios

Publicá tu comentario