Policías solo pueden revisar a personas cuando existan indicios de un delito

Leyes establecen que para requerir cédula o inspeccionar a una persona la policía debe tener elementos fundados sobre la comisión de un delito.

El miércoles 1 de junio se realizó el conversatorio “Vigilar y reprimir. Todos somos sospechosos” en el patio de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción. La actividad fue organizada por la Agrupación Santiago Leguizamón de la carrera de ciencias de la comunicación y el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP).

Como panelistas participaron el abogado Jorge Rolón Luna y el secretario general del SPP, Santiago Ortiz. Rolón Luna explicó que el espíritu de la Constitución Nacional es limitar el accionar del Estado en la vida de los ciudadanos y que los funcionarios públicos no pueden hacer aquello que no está en la ley. Si bien la Ley Orgánica de la Policía faculta a los uniformados a requerir cédula de identidad, la normativa es clara al señalar que esto solo se puede dar “cuando el caso lo requiera”.

El artículo 6 de la ley 222/93,  en su inciso 7,  señala que son atribuciones de la policía “solicitar la presentación de documentos de identificación personal cuando el caso lo requiera”. Es decir, cuando se esté persiguiendo un delito y existan indicios de la participación de una determinada persona en los hechos, por lo que no se puede detener a un ciudadano por su vestimenta, por tener el pelo largo o por estar caminando en una determinada zona que la policía considere «peligrosa».

En este sentido dijo que la “demora” de personas que no llevan consigo su documento de identidad es arbitraria, inconstitucional y una privación ilegítima de libertad, pues la Constitución Nacional en su artículo 12 es explícita al señalar que la policía solo puede privar de libertad a las personas en caso de que exista una orden judicial de una autoridad competente o exista flagrancia en la comisión de un hecho punible.

Con respecto a la inspección de las personas, citó el artículo 179 del Código Penal, que dispone que la inspección solo puede realizarse cuando existan motivos suficientes para suponer que una persona oculta entre sus ropas, bolsos o pertenencias objetos relacionados a un hecho punible. “La Policía podrá realizar la requisa personal, siempre que haya motivos suficientes que permitan suponer que una persona oculta entre sus ropas, pertenencias, o lleva adheridas externamente a su cuerpo, objetos relacionados con el hecho punible.

Antes de proceder a la requisa deberá advertir a la persona acerca de la sospecha y del objeto buscado, invitándole a exhibir el objeto. La advertencia y la inspección se realizarán en presencia de dos testigos hábiles, en lo posible vecinos del lugar, que no deberán tener vinculación con la Policía; bajo esas formalidades se labrará un acta que podrá ser incorporada al juicio por su lectura”, estipula la ley.

Por su parte, Ortiz señaló que la lógica de la actuación policial se enmarca en la máxima stronista de que “la calle es de la policía” y que la cobertura de los medios de comunicación respalda las actuaciones policiales abusivas. Añadió que se busca instalar el pensamiento de que los ciudadanos deben resignar derechos y libertades en pos de una supuesta seguridad, que además no existe, siendo precisamente la institución policial una de las más corruptas e infiltradas por el crimen.

Policías filman a manifestantes para espiarlos, advirtió el abogado Rolón Luna.

Policías filman a manifestantes para espiarlos, advirtió el abogado Rolón Luna.

En la ronda de participación del público, también se expresó la preocupación respecto a la recurrente práctica de la policía de filmar y fotografiar a personas que participan de manifestaciones públicas que transcurren de manera pacífica y sin incidentes ni alborotos que requieran el registro de personas.

En respuesta Rolón Luna refirió su experiencia cuando trabajaba en el Ministerio del Interior y dijo que en efecto el objetivo de estos registros policiales es identificar personas, hacer perfiles y seguimiento estableciendo una categoría de alta, baja o media. Esto a fin de hacer vigilancia o espionaje directo, interceptando las comunicaciones de las personas. Observó que las propias autoridades han reconocido que han adquirido equipos de escucha y que cuentan con poderosos software para hacer vigilancia sin ningún tipo de control.

Foto principal: Última Hora

Comentarios

Publicá tu comentario