Policías admiten que ingresaron armados a Marina Kue

El 15 de junio de 2012, tras conocerse los primeros datos sobre la masacre de Curuguaty, los medios informaban que policías desarmados ingresaron a realizar un “pacífico” procedimiento y a “dialogar” con campesinos que ocupaban tierras de la empresa privada Campos Morombí. Posteriormente se verificó que se trataba en realidad de tierras públicas destinadas a los fines de la reforma agraria, que estaban siendo ilegalmente usurpadas por la empresa del político colorado Blas N. Riquelme, fallecido poco después de la matanza.

La tesis fiscal de la “emboscada” de los campesinos reproducía las primeras versiones sobre el supuesto ingreso de policías desarmados al lugar. Sin embargo, durante el desarrollo del juicio contra los labriegos acusados los policías terminaron admitiendo que ingresaron armados al lugar. A raíz de las contradicciones en el relato de los uniformados, se realizó un careo al comisario Miguel Anoni, quien en principio había declarado que los policías ingresaron sin armas a realizar el desalojo, a pesar de que la orden que existía era la de un allanamiento.

Durante la jornada de hoy en el Palacio de Justicia, Anoni señaló que su respuesta se “malinterpretó”. Adujo que en su declaración refirió que en principio existía una orden del Ministerio del Interior, entonces a cargo de Carlos Filizzola, de que los policías debían ir al procedimiento sin armas, pero que se negaron. Por ello, finalmente acudieron a realizar el desalojo portando armas, como de hecho ya lo evidencian numerosas imágenes de los momentos previos al tiroteo, donde se observa a los policías empuñando sus armas y a otro grupo pertrechado con fusiles de guerra.

Asimismo, en las instrucciones previas a la incursión registradas en un video, se escucha a Lovera referir que el plan es ir a “atacar directamente”, contradiciendo la versión de que la dotación policial entró con el fin de entablar un diálogo. “La idea es la siguiente: grupo antimotín con montada ir a atropellar directamente. Ustedes de ese lado y nosotros de este lado (…)”, se escucha a partir del minuto 2:05 del siguiente enlace http://www.youtube.com/watch?v=nnU044gcVys.

Por otro lado, la defensa pidió el careo de los médicos forenses Pablo Lemir  y Floriano Irala por los datos contradictorios brindados sobre los impactos de bala recibidos por el comisario Erven Lovera. Mientras Lemir dijo que constató once orificios de bala, Irala dijo que fueron cuatro. Pero el pedido fue denegado por el tribunal.

Finalmente, a casi cuatro años de la masacre, el Tribunal de Sentencia fijó para los próximos 2 y 3 de junio la reconstrucción de los hechos.  Las partes están citadas a las 7.00 AM para concurrir al lugar a fin de realizar la diligencia.

Foto: Fusileros con armas de guerra se aprestan a ingresar a las tierras de Marina Kue para desalojar a los campesinos (radio Ñandutí).

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Sergio Velázquez Villagra
    16 junio, 2016

    Me pregunto:
    ¿Los campesinos no murieron?
    ¿Once murieron: ¿de muerte natural, o es natural que se mueran por los balazos con armas de guerra que recibieron, igual que los 6 policías?
    ¿Por qué no hay imputaciones por las muertes de los campesinos: no son seres humanos, o cuál es la razón?
    Si la C.N. y la leyes les amparan a que los policías pueden matar, del mismo modo los campesinos tienen derecho constitucional a que se respeten sus vidas y que se juzguen a aquellos que los matan.
    Los 6 policías no fueron muertos por los campesinos: fueron muertos por francotiradores. Y eso fue fríamente montado para que los policías reaccionaran en contra de los campesinos.
    Esto no fue un enfrentamiento entre policias y campesinos, sino los terratenientes quienes engañaron a la policía para que masacraran a los campesinos.
    Le salió mal la jugada, porque los campesinos no tenían armas de guerra y los 6 policias fueron muertos por balas de armas de guerra.

Publicá tu comentario