Policía cambia declaración de periodista y dice que este “dejó caer la cámara”

El periodista de E’a Paulo López, acompañado de dirigentes del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), finalmente pudo retirar una copia de su acta de detención y la denuncia de no devolución de su cámara fotográfica y agenda. El pasado viernes 3 de enero fue arrestado arbitrariamente y golpeado por uniformados de la Comisaría Tercera por solicitar información sobre los detenidos en la protesta contra la suba del pasaje.  

La oficial inspector Evangelina Escalante, Paulo López y Zulema Alcaraz, del SPP. La policía cambió la declaración hecha por el periodista al momento de denunciar que no le fueron entregadas la cámara y los apuntes.

En compañía de las dirigentes del SPP Mariela González y Zulema Alcaraz, el periodista de nuestro medio se presentó nuevamente a la sede de la Comisaría Tercera con el fin de obtener una copia de su acta de detención y denuncia de no devolución de su cámara fotográfica y agenda. La oficial inspector Evangelina Escalante entregó la documentación solicitada, pero el comunicador denunció que su declaración fue alterada.

López relató que en su declaración enfatizó que, además de ser arrestado ilegalmente y golpeado, fue despojado de todas sus pertenencias y que al momento de su liberación no le fueron devueltas la cámara y la agenda, en las que estaban registrados las imágenes y nombres de los efectivos policiales que obstruyeron su tarea y posteriormente lo arrestaron y golpearon.

En el acta policial se consigna que el periodista “desconoce quién pudo tomar sus objetos debido a que durante su aprehensión dejó caer su cámara”.  En cambio, el comunicador había explicitado que dichos objetos le fueron sustraídos por los policías. Asimismo, en la denuncia no se menciona que López fue golpeado y se insinúa que incluso entregó voluntariamente sus pertenencias.

La policía despojó al periodista de sus instrumentos de trabajo, pero en la denuncia de no devolución consigna que nuestro cronista «dejó caer la cámara».

“Tras insistencias en obtener declaración del personal policial fue agarrado, tirado al piso, detenido y llevado
al calabozo, previa entrega de sus objetos de entre ellos una cámara fotográfica marca SONY, color negro (digital), una agenda negra…”, dice la nota.

Ante el reclamo de que la transcripción del acta no coincidía con lo expresado por López, la oficial Escalante señaló que en tal caso el denunciante podía “rectificar” o ampliar su testimonio. Por recomendación de las dirigentes del SPP, López de abstuvo de realizar tal “rectificación” a fin de buscar asesoramiento legal y entablar una nueva demanda por la falsificación del testimonio.

“Oficial herido”

En el acta de detención por el “hecho punible contra la administración pública – resistencia y atropello a institución pública (oficina de guardia de esta comisaría)” la policía acusa al periodista de “haber exigido en forma prepotente información sobre los aprehendidos durante la manifestación” contra la suba del pasaje.

Luego añade que López, “acercándose al Jefe de Servicios Sub Crio OS JIMMY SOSA, realizando un gesto como para golpearlo, momento en que el Oficial Aydte OS MARCELO MENDEZ, intento detenerlo, recibiendo el golpe a la altura de la cabeza, oponiendo en todo momento resistencia, para luego ser reducido con la ayuda de los personales de guardia, siendo aprehendido”.

En el acta de procedimiento el oficial ayudante Marcelo Méndez sostiene que, al observar la supuesta agresión que iba a recibir el subcomisario Jimmy Sosa, “intervine impactando dicho golpe a la altura de mi cabeza y brazo derecho (…). El que escribe es trasladado al Hospital de Policía para la realización de un

El oficial ayudante Marcelo Méndez consignó en el acta de procedimiento que recibió un golpe en la cabeza y brazo derecho de parte del periodista. Foto: cigarrapy.

diagnóstico médico como así también el aprehendido es trasladado al Centro de Emergencias Médicas”.

Súbito recuerdo  

Mientras en el acta de detención no figura la cámara ni la agenda entre los objetos despojados al periodista, en una ampliación de la nota 08/14 dirigida al fiscal Emilio Fuster repentinamente la policía recordó que en el momento de “elevar el informe correspondiente no fue remitida una agenda color negro con la inscripción PAULO LOPEZ CENTURION –ABC – 2013, además una cámara digital marca SONY, color negro, que el aprehendido PAULO LOPEZ tenía en su poder, que quedaron depositadas en la Oficina de Guardia de esta Comisaria, las cuales se remiten para los fines que hubiere lugar”.

Súbitamente la policía recordó que despojó al periodista de una cámara y agenda y en la ampliación de la nota 08/14 informa del hecho al fiscal Emilio Fuster.

El día sábado 4 de enero, López se dirigió a la Unidad Especializada de Seguridad y Convivencia de las Personas con el fin de recuperar sus pertenencias, pero el asistente fiscal Ariel Martínez intentó entregar a López una cámara distinta. Ante la negativa del comunicador de aceptar un aparato que no era el suyo, tampoco le fueron devueltos sus apuntes.

La fiscalía y la policía se culpan mutuamente por la desaparición del aparato fotográfico, en el cual se encuentran imágenes de los policías agresores, ya que el comunicador siguió disparando su cámara al momento en que recibió los primeros golpes.

Por “molestar”

López rememoró que el viernes 3 de enero se acercó a la Comisaría Tercera con el fin de obtener información sobre el estado de los manifestantes detenidos ante la denuncia de que fueron golpeados por la policía. Ante las declaraciones contradictorias de los uniformados, algunos de los cuales afirmaron que los detenidos fueron trasladados a otra comisaría, el comunicador solicitó entrevistar y fotografiar a los detenidos.

Ante la actitud agresiva de los policías que intentaron evitar que el cronista cumpla con su trabajo, empezó a fotografiar y registrar los nombres de los uniformados. A raíz de ello el comisario Édgar Galeano ordenó que el comunicador sea detenido por “molestar”. En ese momento varios uniformados se abalanzaron contra López, golpeándolo, acogotándole la garganta y tirándolo contra el piso.

Luego de ser despojado de todas sus pertenencias, fue derivado al calabozo, donde fue amenazado por el comisario Galeano, quien le manifestó que “poesíaicha ha escribita nderehe”. Asimismo, un policía se acercó a la celda advirtiéndole que se atenga a las consecuencias si lo encontraba en la calle en su bicicleta, puesto que nuestro cronista acostumbra a utilizar este medio de transporte para desplazarse al centro de la ciudad.

En el acta de detención donde se acusa al periodista de haber golpeado a un policía no se informa sobre la cámara y la agenda sustraída al trabajador de prensa.

Al tiempo que la policía acusa al periodista Paulo López de haber golpeado en la cabeza a un policía, en el acta de levantamiento de detención los hechos que se le atribuyen son «a determinar».

Cuando intentamos hablar con el subcomisario Jimmy Sosa (con celular en la mano) en una marcha posterior al arresto del periodista, coincidentemente recibió una llamada. Luego desapareció. Jimmy Sosa fue identificado como uno de los agresores.

El comisario Édgar Galeano, quien ordenó el arresto de Paulo López, cumplió la amenaza de «escribir» sobre el periodista. Acusan al comunicador de haber golpeado en la cabeza a un policía.

 

Comentarios

Publicá tu comentario