Poderosa puesta de “Bacanal” en el Cepate

Este sábado, a las 22.00, en el Centro Paraguayo de Teatro (Cepate), Avenida República entre Oleary y 15 de Agosto, muy cerca del Palacio de López, el Colectivo de Estudiantes y Actores de Teatro recrea su versión de “Bacanal”. Hay entrega, fuerza y convicción en esta versión.

Terenx Moix, en su Virgen de los mártires, nos muestra magistralmente la brutal transición de la cultura grecoromana a la cristiana, en Occidente. Esa imagen de 10.000 pobres crucificados en Cártago, con sus cuerpos desnudos y putrefactos y el movimiento popular aunque subterráneo que resignifica la cruz como redención del cuerpo, morada de martirio y último refugio de dignidad ante la bárbara enajenación constituyen la imagen exactamente opuesta  a la idea del cuerpo como instrumento del placer, del gozo y de la épica romanos. Una vez impuesto el poder judeocristiano, en Occidente se dividiría el cuerpo del alma, se ubicaría el placer como pecado y el sufrimiento como valor, y se asociaría, además, el sexo de la mujer a cosa del demonio. Añarakope guare. El cuerpo como instrumento de dominación y acumulación patriarcales está muy bien descrito por Simone de Beauvoir en su Segundo sexo y por Michel Foucault en su Vigilar y castigar. De ese mundo de los ritos hedonistas del antiguo Occidente, el Colectivo de Estudiantes y Actores de Teatro (CEAT) recrea Bacanal como un ritual de sanación del cuerpo a través de la “orgía libertaria”. Recrea además el propio cuerpo como primer instrumento de gozo en tiempos oscuros en que los rituales catárticos están auspiciados por Tigo, Brama, Personal y otras empresas tan paraguayas, en carnavales tan paraguayos. Vi las puestas de años anteriores y esta es muy superior. Es madurez, esa madurez en la interpretación que como el buen vino se consigue con el añejamiento de repensarse y representarse. Ya no es solo explosión catártica, adolescente, de la afirmación del propio ser (también lo es), pero muy macerada por la fuerza escénica, la entrega y convicción. La intervención de Carlos Cáceres (el chamán) en la obra le da una fuerza tremenda sin romper  el abalorio sensorial, y la incorporación de Malena Bareiro, novedad absoluta, un vuelo interpelante. En la obra aprecié que mientras dos o tres luchan por quién tiene el control, los de abajo la podemos pasar muy bien si tuviéramos comida y bebida. Hay destacadas actuaciones por demás. Con la dirección de Jorge y Juan Leguizamón, en la obra actúan Nadia Riveros, Rosana Riquelme, Malena Bareiro, Soledad Doldán, Georgia Ojeda, Laura Marín, Carolina Fernández, Lourdes Torres, Bárbara Pino, Felipe Jara, Héctor Núñez y Charlie Masacote. En la iluminación y el sonido, Pedro Maidana y Manuel Recalde.

Algo de esa mitología

En el mundo griego y romano, las bacanales eran fiestas en honor a Baco, Dios del vino en la mitología romana. Su par en el mundo griego era Dionicio. Las bacanales eran ceremonias en las que se bebía muchísimo. Las sacerdotisas de la ceremonia se llamaban bacantes, quedando el nombre muy asociado a las orgías romanas, nos recuerda Wilkipedia. En su origen el culto era exclusivamente para mujeres, en consagración del dios Pan.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.