«Platero Ha Che», el libro paraguayo que introdujo a Juan Ramón Jiménez al guaraní

Córdoba-Villa Carlos Paz. (Especial del Diario de Carlos Paz). En una mesa que llamó la atención a un auditorium completo en el Domo Conversatorio que se levantó en la plaza San Martín, frente al Cabildo de la ciudad de Córdoba, los profesores Lino Trinidad Sanabria y Alcira Aranda de Figueredo, presentaron el 30/3 pasado el libro «Platero y Yo» traducido en sus primeros 68 capítulos al guaraní.

Vale recordar también que en el marco del Festival de la Palabra del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española que se realiza en Córdoba, fue presentado el libro Platero y Yo en guaraní y en quechua.

El autor de “Platero Ha Che”, quien además es Vicepresidente de la Academia Nacional de Guaraní en la República de Paraguay, explicó por qué la traducción fue sólo de los primeros 68 capítulos de la obra maestra del andaluz Juan Ramón Jiménez, Premio Nóbel de Literatura.

En la mesa, también Jaime de Vicente Nuñez (director y coordinador del Otoño Cultural Iberoamericano en Huelva y responsable de la edición en lengua quechua y el profesor Lino Trinidad Sanabria, junto con la profesora  Alcira Alice Aranda Figueredo contaron sobre el camino que recorrió cada uno de los proyectos presentados y editados.

Además, se dio a conocer un nuevo proyecto en el que se trabajará en los próximos meses y se presentará en Huelva, España durante el Festival Internacional Otoño Cultural Iberoamericano: En el año de las lenguas originarias, según Naciones Unidas, la edición al guaraní pasará de tener 68 capítulos a completar la obra del escritor español que consta de 138 en total.

Como dijo Pedro Solans en la introducción de la charla, “en una mesa binacional, nos une la literatura. Platero y yo es una de las obras más difundidas y más traducidas en el mundo”.  Ambos profesores paraguayos, junto con el español presentaron este proyecto.
Jaime de Vicente Nuñez, fue el primero con contar como llega a realizarse, a través de diferentes apoyos y contactos, la edición en quechua, la primera traducida a lenguas americanas originarias. Luego agregó: “Pensando en una edición completa en guaraní, debíamos partir de lo que ya estaba hecho. Es por eso que la idea de traducir el libro en su totalidad, será realidad en los próximos meses, y la edición será presentada en Huelva, ciudad en donde nació el autor, en el Otoño Cultural Iberamericano que dirige Núñez.

“Es un canto de esperanza para nuestros pueblos”.
Lino Trinidad Sanabria comenzó su relato saludando la nutrida platea que se hizo presente en el Domo, en idioma guaraní. Cuenta que estaba complacido de participar de estas jornadas de la palabra, en días anteriores.

Explicó por qué es importante completar la traducción: “Yo traduje sólo 68 capítulos de Platero Ha Ché (tal el nombre del libro en guaraní), porque esa cantidad de páginas tenía la versión original en el año 1914. Posteriormente salió la obra completa, de la cual se basó la mayoría de las traducciones, incluida la quechua.”

Dijo el autor paraguayo de “Platero Ha Che”, “nos ha dado muchas satisfacciones, porque a través de ella, el idioma guaraní recorrió el mundo y fue la primera traducción de la obra en una lengua amerindia.
Alcira Aranda Figueredo, por su parte, contó las circunstancias en que el profesor realizó la traducción del libro, en base a una promesa realizada a colegas, luego de un viaje a Israel: “Fue en el exilio, en Buenos Aires. En una situación muy especial, en el año 1985, y luego se lanzó en el año 1986. La primera idea fue hacerlo para estudiantes de todos los niveles, y es por eso, que es una edición completa, con notas  y acotaciones, a lo que más tarde se agregó un CD con el audio del libro.

La especialista en traducción contó además que la edición fue muy bien recibida, declarada de interés cultural y promovida a las escuelas, y coincidentemente con el centenario de la primera, se realizó una edición contrapuesta. Fue en el año 2014
Aranda de Figueredo cerró su presentación con una frase que bien podría ser un resumen y una declaración: “Platero y yo es un canto de esperanza para nuestros pueblos, hermanando nuestras culturas”.

En el cierre, fueron entregados los libros de las versiones en quechua y guaraní al director del Cineclub Hugo del Carril de Córdoba, Juan Cruz Sánchez Delgado.

Comentarios

Publicá tu comentario