Piden que EEUU de a conocer sus archivos sobre el Estronismo.

El premio nobel alternativo, Martín Almada, reclamó al gobierno que urja a Estados Unidos la desclasificación de sus archivos sobre la dictadura de Alfredo Stroessner.

El descubridor de los Archivos del Terror, Martín Almada, requirió que una carta fechada el 30 de agosto al canciller Héctor Lacognata, que reclame “de la autoridad norteamericana correspondiente, la desclasificación de la documentación referida al terrorismo de estado que reinó en el país entre 1954/1989”.

Almada dijo que dicho pedido tiene grandes chances de ser exitoso ya que “tenemos conocimiento que el gobierno norteamericano dio lugar en este sentido a los pedidos de los gobiernos de Argentina, Chile, Uruguay y Guatemala”.

La requisitoria que debería tramitarse ante la oficina que aplica la Ley de Acceso a la Información en el Departamento de Estado requiere de un simple trámite protocolar. “Formulamos este pedido en nombre de las organizaciones populares, de derechos humanos, movimientos sociales y religiosos del país, con votos que se apropien de estas banderas y nos acompañen en esta tarea”, expuso Almada.

Las víctimas reclamaron un año atrás al presidente Lugo que cree una Comisión Nacional para recuperar los 5 mil millones de dólares que se estima fueron sustraídos del erario público durante la dictadura stronista. Almada recordó que “no solo se detuvo y torturó a quienes eran considerados opositores al régimen, sino que además se llevó a cabo un saqueo sistemático de los bienes de las víctimas”.

Entre los represores condenados, los periodistas que cubren la actividad del Poder Judicial, sólo recuerdan que Aniceto Martínez –comisario torturador del III Departamento de Investigaciones de la Policía de la Capital– purga 25 años de condena. Sin embargo, la Comisión de Verdad y Justicia estimó en 2.800 los miembros del equipo represor, todavía muy poco en relación a los años que ya pasaron desde la caída de la dictadura.

Muertos y desaparecidos

La Comisión de Verdad y Justicia en su informe final entregado en agosto de 2008 estableció en 20.090 las víctimas totales directas de violaciones de derechos humanos entre 1954 y 1989, los años del terror de la tiranía stronista.

De ellas 19.862 personas que fueron detenidas en forma arbitraria o ilegal; 18.772 que fueron torturadas; 59 ejecutadas extrajudicialmente; 336 desaparecidas y 3.470 exiliadas. Si bien se advierte que una persona pudo sufrir más de una violación y se debe tener en cuenta en estas cifra existe un enorme sub-registro de exilio y de otras formas de violencia, como las violaciones de derechos contra mujeres y niñas y la violación sexual, los números no dejan de ser graves para un país que tiene poco más de 6 millones de habitantes.

Comentarios

Publicá tu comentario