Pese al endeudamiento generado a los campesinos, el MAG libera más algodón transgénico

El Ministerio de Agricultura y Ganadería y la Unión de Gremios de la Producción se llaman a silencio respecto al fracaso de la campaña algodonera marcada el año pasado por el ingreso de las variedades de Monsanto. Unos 30 mil agricultores quedaron endeudados, mientras se denuncia la aparición de una enfermedad con el ingreso de las variedades. No hubo pronunciamiento oficial al respecto.

Es «poco probable» que presenten «efectos adversos sobre el ambiente». “Riesgo cero y la bioseguridad absoluta no existen”, asegura Comisión Nacional de Bioseguridad en su dictamen de aprobación, abriendo el paraguas a lo que se pudiera generar. 

Imagen: overseasagro

El Ministerio de Agricultura y Ganadería autorizó a la empresa Monsanto Paraguay S.A. la liberación comercial del algodón que contiene el evento MON 1445 (RR, tolerante al glifosato) y el algodón que contiene los eventos apilados MON 531 x MON 1445 (Bt-RR, resistente a insectos y tolerante al glifosato).

La disposición fue refrendada por el ministro Rody Godoy a través de la resolución n° 814, del 6 de junio de 2013.

La autorización respondió al dictamen de la Comisión Nacional de Bioseguridad Agropecuaria y Forestal, CONBIO, en el que el Informe Técnico Apto Animal concluyó que “la calidad nutricional del algodón MON 531 x MON 1445 no ha sido alterada por la modificación genética introducida”.

Asimismo, el Ministerio de Industria y Comercio concluyó que “la utilización plena de esta tecnología permitirá obtener un producto más competitivo destinado a satisfacer la demanda nacional e internacional”.

Aprobación bajo “riesgo”

La evaluación de riesgo de Aptitud Alimentaria del Instituto Nacional de Alimento y Nutrición, INAN, también integrante de la CONBIO, concluyó cuanto sigue, haciendo la salvedad de que el “riesgo cero y la bioseguridad absoluta no existen”.

El Dictamen de Bioseguridad elaborado por los miembros de la CONBIO expuso que “es poco probable que el algodón con los eventos apilados MON 531 x MON 1445 y el algodón con el evento MON 1445 presenten efectos adversos sobre el ambiente y se entiende que los riesgos que pudieran surgir son los mismos que el algodón convencional”.

Después de cumplirse este proceso técnico requerido, solo resta que el Senave inscriba los materiales en el Registro Nacional de Cultivares para que quede permitida la comercialización y siembra de semillas de algodón con los eventos RR y Bt-RR.

“Festejo” de la UGP y menor rendimiento de la fibra

En su sitio web, la Unión de Gremios de la Producción, principal interesada en la liberación de transgénicos, omitiendo la caída de la producción algodonera, asegura que “las exportaciones de fibra de algodón sumaron un ingreso de US$ 44.000.000 al cierre del año 2012, según estadísticas del Banco Central del Paraguay. Fue la mejor temporada de los últimos cinco años”. Sobre el rendimiento industrial de la fibra de algodón había declarado medios de prensa el empresario Mauricio Stadecker que cayó un 4% en promedio, de 35% bajó a 31%. Algunos alegan que es una consecuencia de las malas condiciones climáticas que se registraron durante el periodo de cultivo, y que por la escasa producción las desmotadoras bajan los parámetros de calidad al adquirir el algodón. Otros se inclinan por culpar a las nuevas variedades, diciendo que tienen mayor tamaño de semilla y menor largor de fibra.

Fracaso 

La campaña algodonera marcada por la promesa de Federico Franco a los campesinos, a los que había dicho que obtendrían un “Tv plasma” gracias a los transgénicos, culminó en un rotundo fracaso. La producción textil cayó 50 % y unos 30 mil campesinos quedaron endeudados según estimación de las organizaciones. Y por si fuera poco, los agricultores denuncian la aparición de una extraña enfermedad en gran parte de las variedades transgénicas que podría transmitirse al algodón nacional.

Según Marcial Gómez de la Federación Nacional Campesina, en vez de la “Tv plasma” prometida por Federico Franco obtuvieron “preocupación y cuentas”.

Tanto el MAG como la UGP, no han ofrecido respuestas concretas, y la información es muy escasa. Han responsabilizado desde la entrega tardía de semillas a las condiciones climáticas. Según el empresario Stadecker, una de las causas de la caída importante sufrió de la producción nacional del textil se debe a que cerca del 30% del algodón en rama se habría quedado en parcelas abandonadas y enmalezadas.

Según Marcial Gómez, de la Federación Nacional Campesina (FNC), con el algodón transgénico disminuyó la productividad. Gómez criticó al gobierno por importar una semilla que no tienen adaptación, ni tratamiento, ni seguimiento técnico en el país, lo que generó la actual situación.

El ex presidente del Senave, Miguel Lovera, aseguró que las pérdidas son masivas, y que el fracaso se debe, principalmente, a que son semillas totalmente extrañas a nuestro medio, son organismos no adaptados a las condiciones climáticas, agronómicas y biológicas que tienen nuestras variedades a lo largo de la historia. “Ahí ya se empezó a desperdiciar ese gran potencial que traían las variedades nativas sobre las transgénicas”, aseguró Lovera.

 

Comentarios

Publicá tu comentario