Periodista torturado declaró como sospechoso de «agresión» contra policía

Tras ser detenido arbitrariamente, torturado y despojado de su cámara fotográfica, el periodista Paulo López es investigado por “agresión” a un policía.

El periodista Paulo López en compañía de los abogados de la Codehupy Ximena López y Francisco Benítez.

El periodista Paulo López en compañía de los abogados de la Codehupy Ximena López y Francisco Benítez.

El periodista Paulo López concurrió el lunes para una declaración indagatoria ante el fiscal Emilio Fuster, de la Unidad de Seguridad y Convivencia de las Personas, por una denuncia policial que señala que el comunicador atropelló la comisaría y tras exigir información de “manera prepotente” agredió a un policía causándole una “leve hinchazón a nivel del pómulo”, según el informe médico fraguado por los propios uniformados en el Hospital de Policía.

Tras la demanda presentada por López ante la Fiscalía de Derechos Humanos por tortura y privación ilegítima de libertad, la policía arremete con una denuncia repleta de contradicciones. En uno de los últimos informes se señala que López atropelló la comisaría en compañía de una “turba”, pero que fue el único en ser detenido al ser identificado como el supuesto agresor del oficial ayudante Marcelo Méndez.

Sin embargo, en los primeros informes no se menciona la presencia de otras personas y se señala que el comunicador atropelló la comisaría y que “realizando un gesto como para golpearlo” (al subcomisario Jimmy Sosa), el supuesto agredido intervino impactando el golpe “a la altura de la cabeza y el brazo derecho”.

“La turba”

El oficial ayudante Marcelo Méndez presenta un relato repleto de contradicciones sobre la supuesta agresión en su contra. Foto: Cigarrapy.

El oficial ayudante Marcelo Méndez presenta un relato repleto de contradicciones sobre la supuesta agresión en su contra. Foto: Cigarrapy.

Sin embargo, ante la inverosimilitud de que una sola persona vaya a desafiar a un pelotón de policías en la propia comisaría y logre incluso herir a un efectivo policial, se armó posteriormente la versión de la “turba”, aunque también cambiaron el lugar de la supuesta lesión que sufrió el policía, señalando la zona del pómulo. Las circunstancias también varían, puesto que Méndez señaló en el acta de procedimiento que recibió un golpe de puño, pero en el informe médico se consigna que el paciente manifestó haber recibido un golpe de codo.

En su declaración López enfatizó que el comisario Édgar Galeano fue el que dio la orden de que lo arrestaran y que incluso participó de la golpiza que le propinaron, aunque el mando policial niegue haber estado presente. Asimismo, identificó al oficial segundo José Jiménez como el autor de la simulación de estrangulamiento que le dejó casi sin respiración mientras era golpeado por unos 6 policías. También recordó que una vez en la celda el subcomisario Jimmy Sosa fue amenazarlo con que “vas a ver cuando te vea por ahí en tu bicicleta”.

Además del confeso participante del arresto, Marcelo Méndez, con el relato de los manifestantes que se encontraban detenidos se pudo identificar también a Juan Verdún como otro de los policías agresores.

Inacción de la Fiscalía de DD.HH.

El comisario Édgar Galeano ordenó el arresto del periodista y participó de la agresión.

El comisario Édgar Galeano ordenó el arresto del periodista y participó de la agresión.

Apenas a días de haberse abierto la carpeta fiscal para investigar la supuesta agresión contra el policía, el comunicador ya fue citado para una declaración indagatoria. Sin embargo, a más de dos meses de haberse presentado la denuncia en la unidad de Derechos Humanos del Ministerio Público, el fiscal Santiago González Bibolini citó a los policías denunciados para una declaración testifical, es decir, en carácter de testigos y no de sospechosos de los cargos de tortura, privación ilegítima de libertad y sustracción, ya que al comunicador nunca le fue devuelta la cámara fotográfica de la cual fue despojado por los policías al momento de ser arrestado.

Ante la inacción del fiscal González Bibolini, la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) y el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) presentaron una querella adhesiva contra los policías citados por los hechos punibles de tortura y privación ilegítima de libertad.

El día de ayer el fiscal Fuster devolvió al periodista su cuaderno de apuntes, aunque le volvieron a ofrecer una cámara distinta a la suya. El trabajador de prensa se ratificó en su negativa a aceptar el “trueque”.

El oficial segundo José Jiménez casi estranguló al periodistas mientras lo golpeaban al menos entre seis uniformados.

El oficial segundo José Jiménez casi estranguló al periodista mientras lo golpeaban al menos entre seis uniformados.

Un vez en la celda, el subcomisario Jimmy Sosa siguió amenazando al periodista.

Un vez en la celda, el subcomisario Jimmy Sosa siguió amenazando al periodista.

Artículos relacionados:

Periodista arrestado y torturado será investigado por “agresión” a policía

Periodista arrestado y torturado amplía denuncia por el secuestro de sus materiales de trabajo

Policía cambia declaración de periodista y dice que este “dejó caer la cámara”

Órgano estatal confirma que manifestantes y periodista fueron torturados por la policía

 

Comentarios

Publicá tu comentario