Pelota Pekoĩ: cuando el protagonista es el árbitro

La mediocridad del fútbol paraguayo no deja de sorprender.

Una regla popular emitida a finales de la década del 20, en un baldío de Puerto Sastre, afirmaba que si el talento para el deporte rey te hacía el vacío, tenías otras opciones para formar parte de tan popular espectáculo.

Si eras malo con los pies y bueno con las manos, tu destino estaba como guardavallas, si la carencia era tanto de pies como de manos, pero con una notable capacidad para emitir disparates, serías destinado a las cabinas de transmisión, lo más lejos posible del gramado, pero con la impunidad que otorga estar detrás de un micrófono.

La tercera opción es ideal para aquellos que nacieron con el don de estropear todo acto concebido en buenas intenciones, para convertirlo en algo sucio, dudoso y altamente repudiable, lo que se reconoce en las calles como un «cagador». En este caso es el árbitro el sinónimo más acorde a dicha descripción. Para ser árbitro sin duda es necesario un alto nivel de frustración personal por carecer de virtudes futbolísticas que le permitan un mayor protagonismo en el campo de juego.

El chiste del penal de Olimpia es otra de las lamentables páginas escritas por el arbitraje nacional, si se realiza un recuento de los errores arbitrales de este año, el número de páginas superaría ampliamente al Quijote.

Arnaldo Samaniego no está en condiciones de dirigir ni siquiera un amistoso entre solteros vs sponsors, aunque pensándolo bien, con ese nombre no se puede esperar mucho tampoco del señor que imparte justicia dentro de un campo de juego.

Arnaldo Samaniego protagonista de un nuevo error, que ensucia aún más la imagen del referato nacional

Mención especial para los jueces que en un caso particular aplicaron la suspensión de un juego a causa de la explosión de petardos, mientras que otro «más rentable pudo continuar 3 días después, con una medida insólita de prohibir el ingreso de una hinchada, continúa la espera de las cámaras de seguridad en los estadios y una policía interesada en resguardar a los espectadores y no en las alternativas del partido.

Atención no solo el arbitraje está en una severa crisis, existen otros actores que contribuyen notablemente a la decadencia de nuestro fútbol, la prensa carroñera deportiva se alimenta de peleas entre dirigentes, mientras putean por los
inadaptados en las canchas le estiran la lengua al sapo más y más, haciendo de vecinas chismosas, FULANO dijo de vos esto, SULTANO que le decís? ¿Qué onda? ¿Y de futbol a qué hora se habla?. Avísenme que prendo mi radio aiwa.

Tener rating de esa manera es solo crear odio e irracionalidad entre las “hinchadas”. ¿Hinchadas de qué? Vándalos es la palabra, blanco y negro, azul y rojo, estos no tienen colores son vándalos y punto.

No hay un club que no haya sido perjudicado por el arbitraje en el presente año

Si buscamos soluciones no está mal observar ejemplos lejanos, en Italia, país de primer mundo pero con un algo grado de corrupción similar al nuestro, los clubes son castigados con descensos directos con -30 puntos de arranque, aquí, aunque los moralistas se rasguen las vestiduras, parece que todo se puede “transar” y puede seguir la joda, donde el 100% de la ciudadanía dedica el 100% de su tiempo y su estado de ánimo es directamente proporcional al resultado del fin de semana.

Cuando todo debería basarse en una fiesta con coloridos en las gradas, niños gritando los goles y porque no tomarse alguna que otra cerveza, ahhh bueno, estamos en Paraguay y no me vengan con que el fútbol se inventó en estas tierras (las pelotas) porque fútbol y civismo deberían ir de la mano.

A  la prensa, fiscalía, policía, dirigentes, gracias a su inutilidad, están masacrando al deporte rey.

La duda Pekoĩ ¿ Mucamo es un apodo apto para un futbolista?

Ante la cercanía del final del campeonato paraguayo, recomendamos observar este material, para crear conciencia que ni una camiseta vale más que la vida.

Comentarios

Publicá tu comentario