Pasta de Conchos: mineros que no corrieron con la misma suerte

Tanto Chile como el resto del mundo estallaron en júbilo luego de la transmisión en vivo y en directo del rescate de Luis Urzúa, el último de los 33 mineros atrapados. Sin embargo en México se reabre una enorme herida por los 65 mineros sepultados en una mina de carbón en el 2006.

El 20 de febrero de 2006, ocurrió una explosión en la mina Pasta de Conchos en el estado de Coahuila, que sepultó a 65 mineros a 150 metros bajo tierra. Desde el primer momento se hizo evidente el desinterés por parte del entonces presidente de la república Vicente Fox Quezada, poco importó a las autoridades federales la suerte de los trabajadores mineros.

En ese momento, lo primordial era proteger y mantener intactos los intereses de Grupo Minera México y su presidente Germán Larrea.  De los 65 mineros atrapados solamente pudieron – o más bien quisieron – rescatar dos cadaveres, mientras que 11 carboneros lograron sobrevivir con algunas quemaduras.

La indiferencia continúa con la adminstración de Felipe Calderón que no ha investigado ni al Grupo Minera México, ni a los funcionarios que habilitaron el funcionamiento de la mina de carbón en mínimas condiciones de seguridad e higiene para la extracción de minerales.

El obispo Saltillo, Raúl Vera, criticó duramente esta semana a las autoridades mexicanas, poniendo como ejemplo la unión del gobierno chileno y el sector privado para salvar la vida de los mineros. Mientras que el gobierno federal mexicano y las empresas privadas hicieron todo lo posible para evitar el rescate de los 65 trabajadores.

Vera hizo alusión a la existencia de un video que demuestra que la mina no presentaba daños graves luego de la explosión, poniendo en duda la versión oficial que sostenía la imposibilidad del rescate, «porque la explosión en Pasta de Conchos fue tan grande que destruyó los restos de los mineros mexicanos«. También menciona que Minera México abarató costos eliminando vigas, poniendo en riesgo la integridad de los carboneros.

Respuesta parlamentaria

Diputados locales del PAN y del PRI, afirmaron que es injusto comparar tanto la Mina de San José con la de Coahuila ya que ambas presentan características diferentes.  Argumentaron que un rescate pondría en peligro más vidas, considerando que en una mina de cobre como la chilena no existen elementos químicos, como en una mina de carbón.

No obstante reconocieron que aún queda mucho por hacer para dignificar las condiciones laborales de los trabajadores carboneros y criticaron que el Presidente en aquel entonces Vicente Fox, no se haya presentado en el lugar para brindar contensión a los familiares de los fallecidos.

Hasta el día de hoy, varios de los familiares de los mineros mexicanos siguen exigiendo que sus cuerpos sean rescatados. A 4 años de la tragedía 63 familias siguen sin poder recuperar si quiera el cuerpo de su seres queridos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.