Párroco de San Pedro alerta sobre los efectos perjudiciales de las fumigaciones

«Ko Paraguáipe ojeñe’ê de la macroeconomía. Oike plata la soja repykue, so’o repykue, avati repykue, pero péa opyta mandamás bolsíllopente», afirmó el sacerdote de la parroquia San Juan Bautista, Reinaldo Pérez. 

El párroco Reinaldo Pérez denunció los efectos de las fumigaciones en el despoblamiento de las comunidades. Foto: Radiotv Latinoamericana.

El párroco Reinaldo Pérez denunció los efectos de las fumigaciones en el despoblamiento de las comunidades. Foto: Radiotv Latinoamericana.

En un contacto con la radio comunitaria San Juan Bautista del segundo departamento, el párroco Reinaldo Pérez reflexionó a propósito de estas fechas del calendario cristiano sobre los efectos del agronegocio en la vida comunitaria del distrito de Liberación.

En primer lugar, el religioso saludó a las personas que se trasladan al interior del país en búsqueda de afecto, oración y de una identidad cultural en los periodos de Semana Santa.

“Aguerohry la gente mombyrygua oúa ohasa haguã ifamilia ndive la Semana Santa. Ojeporeka pe kunu’u, ojeporeka pe ñembo’e rehegua, otopaséva ñanendive peteî teko”, inició.

Luego reflexionó sobre la situación económica llamando la atención sobre la falta de recursos y algunos problemas que intentan ser ocultados como los de las fumigaciones de los cultivos transgénicos. Añadió que esto está provocando el despoblamiento de las comunidades, ahogadas por el monocultivo.

El pa'i Reinaldo Pérez. Foto: ABC.

El pa’i Reinaldo Pérez. Foto: ABC.

“Ndaipóri heta pe pirapire. Ipiru la teju. Nhaha’ei jarekónteva ha jagastá réi hína. Ikatu jahecha oî algunos problemas ni no jepokói hese. Ñande rapicha kuéra oiko’o chupekuéra itîme ha ipirére pe agrotóxico ja’éa chupe. Mba’éichapa opa la comunidad kuéra. Ova, ovende, ome’ê la ijyvy porque ojaho’i chupekuéra soja o umichagua tembiapo”, denunció.

El pa’i Pérez observó que los números de la macroeconomía no se traducen en mejores condiciones de vida para la mayoría de la población y que las ganancias de la agroexportación solo van al bolsillo de los mandamases.

“Ko Paraguáipe oje ñe’e de la macroeconomía. Oike plata la soja repykue, so’o repykue, avati repykue, pero péa opyta mandamás bolsillopente. Ha la microeconomía hína ha’e la campesino, pe mba’e jagana imi ñamba’apo jepe. Péa katu hesa’i. Ha péa la ñane quebrantáva hína: Mba’épa ikatu jajapo? Mita kuéra o estudiá va’erã, ojekaru va’erã, pohã ha ao ojejogua va’erã”, subrayó.

Comentarios

Publicá tu comentario