Parlamento caracterizado por leyes antipopulares

“A barrer el Parlamento y el Poder Judicial”, decía el líder campesino Elvio Benítez Gamarra en junio de 2009, proclama que en estos tiempos tiene más vigencia.

La gente frente al Parlamente. Martes 29 de mayo de 2012. Fotografía: Indignados con memoria, página en Facebook.

“A barrer el Parlamento y el Poder Judicial”, decía en junio de 2009, Elvio Benítez Gamarra, líder campesino y dirigente del Partido Convergencia Popular Socialista. A pesar de que la oligarquía lo apuntó como un delincuente que buscaba subvertir las “instituciones del Estado”, su proclama tiene más que vigencia en estos tiempos. Una serie de normas emanadas desde el Parlamento fueron en contra de las mayorías y a favor de unas minorías al servicio del capital transnacional.

La aprobación de la ley que cercena los derechos de las radios comunitarias a recibir publicidad pública y privada, así como restringe el alcance de estas emisoras; la sanción de la ley de fomento a las micro, pequeñas y medianas empresas, que derrumba derechos básicos de los trabajadores como el salario mínimo, la jubilación y la sindicalización; y la aprobación de la ley antiterrorista, que criminaliza la lucha social, fueron algunos de los claros mensajes para mantener el sistema perverso de opresión contra el pueblo. El proyecto de la ley del músico, que iba a restringir la actividad de notables artistas a los que se exigiría contar con un carnet habilitante, fue otro ejemplo altamente negativo.

El intento de privatización de los aeropuertos; el rechazo al proyecto de ley del impuesto a la renta personal; el recorte de fondos sociales; la aprobación de 350 millones de dólares anuales para el pago de la deuda externa; los proyectos de ley a favor de las semillas transgénicas y contra las semillas nativas, fueron otros de los trabajos sistemáticos de los parlamentarios que fueron de contramano a los intereses de los sectores populares.

Esto en medio del cóctel de ampliaciones presupuestarias injustificadas, entre ellas las pretendidas por el Tribunal Superior de Justicia Electoral.

Este somero recuento basta para graficar cuan nefasta ha sido y sigue siendo la gestión legislativa paraguaya.

En medio de tanta norma antipopular se rescata la iniciativa de la diputada Aída Robles, que busca establecer mecanismos coercitivos para que los empleadores cumplan con los derechos de los trabajadores. De esta manera, las patronales que violen las garantías de los empleados serán pasibles incluso de procesamiento judicial. La discusión se inició. Las barreras para su aprobación serán numerosas, dada la fuerte representación empresarial a nivel parlamentario. Pero la movilización es la clave para abrir las puertas al trabajo digno.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.