Parlamentario alemán afirma que por «procedimientos sumarios» se liberaron el maíz y algodón de Monsanto en Paraguay

Thilo Hoppe, quien se encuentra en Paraguay asegura que se aprobaron violando leyes ambientales. El mismo presenta a Federico Franco como «presidente de facto». Asegura que élite con intereses en los transgénicos realizó el «golpe de Estado».

Tilo Hoppe, parlamentario alemán. Foto de su perfil de Twitter.

Thilo Hoppe, miembro del Parlamento alemán y Vicepresidente de la Comisión de Cooperación Económica y Desarrollo del congreso de su país, quien se se encuentra actualmente en una misión oficial en Paraguay para interiorizarse de la situación política, aseguro desde su cuenta de Twitter que «El nuevo gobierno violó las leyes ambientales» al aprobar el maíz transgénico de manera inmediata y sin procedimiento regular, vía decreto de Federico Franco.

Hoppe, quien también es periodista, escribió en su blog un articulo titulado «Semilla GM por decreto – un regalo a la presión del sector agrícola«, el mismo hace referencia a la «autorización de las semillas GM por procedimientos sumarios» en nuestro país. En el mismo material da a conocer que «el presidente de facto Franco ha anunciado la liberación de semillas transgénicas de maíz y algodón».

«Monsanto está encantada y aplaudió el lobby agrícola», relató el mismo. «Las organizaciones de pequeños agricultores, pueblos indígenas, grupos ambientalistas y ex ministro de Medio Ambiente del depuesto presidente Fernando Lugo, Oscar Rivas, anuncian protestas y acciones legales».

Según el parlamentario,  se pasaron por alto las leyes para la liberación de las variedades transgénicas. Según las organizaciones sociales y campesinas de Paraguay, se deben exigir pruebas documentadas y contundentes a las empresas obtentoras de las tecnologías no solo en algodón sino también en maíz (Monsanto, Syngenta y Dow AgroScienses), acerca de la inocuidad alimentaria de los productos transgénicos y del impacto ambiental de las semillas transgénicas, específicamente del maíz.

Según el mismo artículo «en Paraguay, la élite empresarial del país se ha impuesto a través de golpe de Estado encubierto contra Lugo. Ella tiene una relación estrecha con los gigantes de las empresas transnacionales agrícolas a quienes ahora se abre las compuertas. La producción de cultivos transgénicos promueve el uso masivo de pesticidas, especialmente el glifosato, que son manifiestamente perjudiciales. Los años de lucha de los pueblos indígenas y los agricultores de pequeña escala que son los más afectados sufre, por lo que un control final».

Hoppe, quien también es Vocero de temas de alimentación, es del Partido Verde alemán, y entre otras actividades, estuvo recorriendo Curuguaty, para saber sobre el conflicto que desencadenó en la muerte de campesinos y policías.

Algunos mensajes emitidos en su cuenta de Twitter, sobre la aprobación del maíz y algodón transgénico en Paraguay.

Comentarios

Publicá tu comentario