Paraguayos en el exterior exigen urgente apuntalamiento de la salud pública

Paraguay Resiste Madrid acompañada por organizaciones representativas de colectividades paraguayas en el exterior, organizaciones internacionales solidarias e individualidades, publicaron ayer una carta abierta a Mario Abdo Benítez en la que le manifiestan:

Compartir la petición · Presidente de la República del Paraguay : Carta abierta de los paraguayos y paraguayas del exterior al presidente de la República · Change.org

Señor Presidente:

Cada día llegan hasta nosotros noticias que nos alertan sobre la dramática situación que atraviesan miles de compatriotas (a veces familias enteras) contagiadas por el virus de la COVID-19, sobre el inminente colapso de nuestro sistema sanitario y el sufrimiento físico y psicológico del personal sanitario sometido a una situación insostenible sin los medios necesarios para realizar su tarea.

Queremos exponer cinco puntos a considerar de manera urgente:

  1. Los medios de comunicación y organizaciones de profesionales sanitarios advierten que se está al 100% de ocupación de las camas de terapia intensiva y que no hay medicamentos disponibles en los hospitales públicos, pero que sí se encuentran en el sector privado. Los costos de éstos son muy elevados para nuestros compatriotas, teniendo que organizar polladas o incluso hipotecar sus casas para juntar los fondos necesarios para el tratamiento de sus seres queridos. ¡No se puede resolver esto con polladas, queremos una salud pública con cobertura universal, gratuita y de calidad!
  2. Durante la redacción de esta carta abierta nos enteramos de la renuncia de su Ministro de la Salud y de la violenta represión de una manifestación ciudadana que exigía respuestas y soluciones al drama que se vive. La situación de caos y de muerte ya no interpela sólo a sus ministros sino que llega hasta usted mismo como primer mandatario. La crisis sanitaria y social se transforma en una crisis política como consecuencia de la gestión pésima de éstas. ¿Qué piensa hacer, Señor Presidente, de forma urgente y concreta para preservar la vida y la salud de la población a la que tiene obligación constitucional de proteger? ¿Cuáles son las medidas concretas, los plazos de ejecución y los recursos que se destinarán para garantizarlos? Con la manifestación de ayer quedó demostrado que nuestro pueblo ya no tolerará respuestas como aquellas donde pretende «no saber nada». ¡Necesitamos medidas sanitarias inmediatas y contundentes para frenar la ola de contagios, así como políticas sociales de acompañamiento a largo plazo a las familias en situación de pobreza y extrema pobreza!
  3. Vemos como miembros de su propio partido alientan la desestabilización de su gobierno y quieren sacar tajadas de privilegio y poder sobre la muerte y la enfermedad de nuestro pueblo. El cartismo y su proyecto nefasto no nos engaña porque ya lo hemos visto obrar desmantelando servicios públicos, entregando nuestra soberanía y envenenando nuestra salud. Las demandas y las manifestaciones populares son legítimas y las apoyamos, pero alertamos contra los pescadores de río revuelto que como antes en nuestra historia reciente sobrevuelan como carroñeros los campos de muerte para aprovecharse de la situación.
  4. ¿Dónde está la plata? Diversas organizaciones han denunciado que estamos ante el mayor endeudamiento de nuestra historia reciente, se mencionan 1900 millones de dólares de deuda suplementaria en pocos meses. Este endeudamiento serviría para dar respuesta a las necesidades de infraestuctura sanitaria y políticas sociales de acompañamiento a las familias afectadas por los efectos de la pandemia. Es decir, usted dispone de los medios necesarios para preservar la salud de la gente. ¿Qué ha pasado con esos recursos?, ¿dónde están? Esta situación es explosiva, porque esta deuda mal manejada generará a futuro una crisis aún mayor y a ello se suman legítimas sospechas de corrupción y malversación de fondos. Tenemos el derecho a saber las modalidades de gestión de nuestra deuda y cualquier caso destapado de corrupción es una bofetada para nosotras y nosotros, migrantes, que aportamos activamente a la economía del país con nuestras remesas. ¡Exigimos respuestas y rendición de cuentas transparentes!
  5. El sistema de salud casi colapsado y privatizado, no da abasto. Las operaciones suspendidas y las patologías sin tratar podrían llegar a formar parte del grupo de muertes invisibilizadas de esta pandemia. No hay siquiera leche para niños y niñas en situación de desnutrición en las Unidades de Salud Familiar (USF). Necesitamos AHORA una reforma justa e integral del sistema de salud. Es un derecho humano inalienable y consideramos su postergación como un atentado a la vida misma. Pero no podemos quedarnos a merced de privatizaciones, de empresarios inescrupulosos que lucran con la enfermedad de la gente. La salud pública, universal y gratuita no es una utopía irrealizable, lo hemos visto y vivido en nuestros países de acogida y está vigente en muchos países en el mundo, incluso en nuestro país se había iniciado y luego fue desmantelado. El Estado tiene la obligación de garantizar el acceso a la salud de manera perenne una vez finalizada la pandemia. Queremos garantías Confiables de que eso sucederá.

Por último le decimos una vez más que no nos quedaremos de brazos cruzados viendo morir a nuestros padres, madres, hermanos y hermanas, que fuera de nuestras fronteras nos movilizaremos junto con nuestros compatriotas del territorio para defender la vida y la salud.

¡Necesitamos respuestas, pero sobre todo Acción!», concluye señalando.

Comentarios